sábado 07 de noviembre de 2009 - 10:00 AM

El cumpleaños de la Internet

Como si se tratara de un personaje de la política o de la farándula, el mundo ha venido registrando como una verdadera noticia el cumpleaños número cuarenta de la Internet. Desde el 29 de octubre de 1969 cuando se conectaron por primera vez dos computadoras, una en la Universidad de California y otra en Stanford, la vida no volvió a ser la misma.

Atrás quedaron desde esa fecha toda la nostalgia y la alegría del mundo contenido en un mensaje que de antemano se sabía tardaría muchas horas en llegar a su destino. Desde el antiguo correo de los Chasquis puesto en práctica por nuestros aborígenes americanos, para llevar razones atravesando ríos y montañas, pasando por el telégrafo, el mundo soñó con una transmisión simultánea, que se inició con el invento del teléfono por parte del científico Graham Bell, en el siglo XIX.

Curiosas y hermosas crónicas sobre los distintos adelantos en materia de comunicaciones, han considerado que a partir de ese momento la vida no volvió a ser la misma. Pareciera que las comunicaciones son el factor más determinante en los cambios de vida y las costumbres de los seres humanos.

Bastante nos cuesta imaginarnos un mundo sin teléfono y difícil será para los adultos del futuro imaginarse un mundo sin la Internet.

Así el mundo cambie con cada uno de estos adelantos de la ciencia, ojalá no cambie con el paso del tiempo el contenido de los mensajes. Que no deje de ser hermoso leer una carta bien escrita, que no deje de ser satisfactorio recibir una tarjeta de felicitación y por sobre todo, que no pierda significado el mensaje que lleva implícito un bello ramo de rosas.

Por encima del medio y la rapidez para transmitir un mensaje, que no se pierda la bonita costumbre de escribir bien, que no decaiga el deseo por comunicarnos de manera amable, para que ganemos en calidad lo que habíamos perdido en largas y angustiosas esperas por una respuesta positiva.

Como suele ocurrir con todos los inventos, los autores de la Internet confiesan que nunca imaginaron los aspectos sociales de la nueva red que se dio a partir de 1994 cuando se generalizó el correo electrónico.

Antes se esperaba con ansiedad una carta, después una llamada, ahora se espera un correo electrónico. De todas maneras, esperar ha sido una constante que con el correr de los años se ha vuelto una virtud. Saber esperar ha sido siempre la primera recomendación de los sabios.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad