sábado 09 de marzo de 2019 - 12:00 AM

El poder de la palabra

Escuchar este artículo
Image
Columna de
Alfonso Marín

Posiblemente una gran mayoría de personas nos habíamos convencido ya de que las manifestaciones políticas en calles y plazas públicas eran cosa del pasado. Aceptamos como cosa normal y propia de los nuevos tiempos la propaganda y comunicación de los líderes políticos por medio de las redes sociales y las cuñas por todos los medios de comunicación. Por consiguiente hablar de concentraciones públicas era tanto como exponerse a perder votos al someter a sus seguidores a muchas incomodidades como las que trae una concentración pública. Sin embargo, cuando vemos otra vez grandes concentraciones de gentes en Venezuela para escuchar al presidente interino de Venezuela Juan Guaidó y al presidente Maduro, nos cuesta trabajo aceptar que dichas manifestaciones públicas hayan desaparecido del todo. Sin que ninguno de los dos personajes sean grandes oradores de plaza pública, siguen convocando multitudes y siguen compartiendo con estas imágenes el respaldo de la opinión del mundo. Aunque las condiciones políticas de todos los países son bien diferentes en cada momento de su historia, es posible que en este momento no haya en el mundo muchos líderes que puedan convocar tantas gentes en las calles como si está ocurriendo en Venezuela. La historia de América Latina en el siglo XIX y buena parte del siglo siguiente está caracterizada por la presencia de líderes carismáticos, que cambiaron el rumbo de sus respectivos países con grandes concentraciones de sus seguidores en las plazas públicas. La política que tiene su más antiguo origen en la polis griega en los albores de la democracia, no ha dejado de ser un compromiso para enfrentarse cara a cara con sus seguidores en la plaza pública. El debate de las ideas y las nuevas propuestas que implica el ejercicio sano de la política es bueno sacarlo de vez en cuando de los recintos cerrados para que pase por el tamiz de la aprobación o desaprobación inmediata que se da en las concentraciones públicas. Estaremos atentos a registrar si alguno de nuestros candidatos se atreve a hacer sus propuestas al aire libre.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad