sábado 16 de enero de 2010 - 10:00 AM

Espacio para la reflexión

Por lo avanzado del mes de Enero del presente año, podría pensarse que ya no hay espacio para seguir reflexionando y antes bien, es la hora de empezar a actuar a riesgo de iniciar con algún retraso nuestros proyectos para el nuevo año.  Sin embargo, las últimas noticias especialmente en materia política nos obligan a sumarnos al coro de analistas que día a día se ocupan de los temas nacionales.

Por ejemplo, la 'bendición' del referendo por parte del señor procurador Doctor Alejandro Ordoñez para una nueva reelección del señor presidente ha calentado el ambiente político y a los ciudadanos de a pie nos ha hecho pensar sobre la conveniencia e inconveniencia para nuestra democracia, celosamente guardada por nuestros estadistas de antaño, de un nuevo periodo del señor presidente Uribe, pensando que no faltaran quienes, tan pronto se apruebe una segunda reelección, empezar a recolectar firmas para una tercera y así sucesivamente, por la puerta falsa como diría Cervantes quien sabe hasta cuando. Y siguiendo con la cosa política, invita a reflexión el crecido número de candidatos o aspirantes al Senado y la Cámara de nuestro Parlamento.  No se ha autorizado la campaña por parte de la Registraduría Nacional y ya proliferan por todas partes, vallas y afiches invitando a los ciudadanos a votar.

Como ya es costumbre en Colombia, son cientos y hasta miles los aspirantes a estas dignidades que invierten sumas enormes procurando ganar la voluntad de los votantes.

Difícil digerir tantas propuestas para poder seleccionar a los mejores a estos cargos de tanta responsabilidad en un país con tantas dificultades.

Mientras el señor ministro de Hacienda recomienda austeridad en el gasto para el presente año, las campañas políticas parecen tener oídos sordos y hacen exactamente lo contrario.

Por lo que se ha visto en los últimos años, todo indica que el número de votos esta en relación directa con la cantidad de dinero invertido sin importar las ideas y la calidad de las personas.

La incoherencia también es un mal del subdesarrollo que casi nunca se incluye en los manuales de la sociología política.

Para cambiar de tema, no olvidar los males heredados del año pasado, sobre los cuales hay que seguir reflexionando para buscarles una solución, como el aumento en el desempleo, los bajos índices de crecimiento y la caída en las exportaciones.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad