sábado 19 de diciembre de 2009 - 10:00 AM

La Navidad se toma al mundo

Con este título un importante periódico capitalino resaltaba el ambiente navideño que por estos días del año se percibe y se vive en todo el mundo.

Desde la remota China, pasando por Europa, hasta llegar a América, los ciudadanos de todas las nacionalidades celebran a su modo y al sentir de su cultura esta fiesta, la más tradicional de cuantas se conocen a través de los tiempos.

El nacimiento del Redentor espiritual de los hombres en la sencillez de un pesebre en la aldea de Belén, no solo ha inspirado a los artistas de todos los tiempos, sino que continúa siendo el principal motivo para un brindis por la felicidad humana.

La celebración de la navidad, o la natividad de Jesús, convoca cada año alrededor suyo a toda la sociedad y a todo el comercio del mundo.

La disputa silenciosa durante todo el año de parte de las empresas para estimular la creatividad en los juguetes, los arreglos, los trajes y los pesebres, hace que cada navidad traiga su propio encanto. Mientras exista esta dinámica creativa, la navidad será siempre hermosa y colorida. Pareciera que la humanidad quisiera nacer también en cada celebración y para eso no hay que escatimar esfuerzos ni recursos. Se agrega a lo anterior el profundo sentido de esperanza y optimismo que trae la navidad. Ojalá no haya en el mundo un solo ser que no espere con alegría y ansiedad el aguinaldo de los Reyes Magos simbolizado en occidente en Papá Noel. Después de tantos años Papá Noel o Santa Claus cargado de regalos descendiendo por una chimenea a la media noche del 24 de diciembre, sigue siendo un símbolo enternecedor para los corazones de buena voluntad. Muchos símbolos tiene la navidad, todos igualmente valiosos que la hacen tan universal y tan presente.

Algunos nos identificamos con la humildad del pesebre, otros con la profecía de San Zacarías representada en el buey y la mula, otros en la sensibilidad de los tres reyes magos con regalos tan particulares para un recién nacido, como el oro, el incienso y la mirra y finalmente otros, con la presencia del coro celestial que canta para el mundo Gloria a Dios en las alturas y en la tierra paz a los hombres de buena voluntad.

Por todo lo que representa la navidad para nosotros, aprovecho este espacio para saludar y desearle con todo cariño a mis hijos y familiares, amigos y santandereanos todos, unas felices pascuas y un próspero año lleno de realizaciones.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad