sábado 22 de agosto de 2009 - 10:00 AM

Luis Carlos Galan Sarmiento

Durante la semana que está terminando, los medios de comunicación, tanto locales como nacionales, dedicaron largos espacios a resaltar la vida y  obra del caudillo santandereano Luis Carlos Galán Sarmiento, con motivo de su aleve asesinato hace 20 años en el municipio de Soacha.

A riesgo de parecer un poco repetitivo, no quiero dejar pasar la ocasión sin resaltar que el fenómeno Galán es uno más de los tantos que ocurren a diario entre familias de provincia que abandonan su solar nativo en procura de unas mejores oportunidades educativas y laborales para sus hijos.

Sus padres, Mario Galán Gómez y Cecilia Sarmiento, salieron a comienzos de la década de los 40 de su tierra natal, Charalá, para establecerse en Bucaramanga, que era casi la primera escala obligada en su proyecto de educar a sus hijos.

Mario Galán Gómez, que era un hombre culto y estudioso, muy pronto logró incursionar con éxito en el ambiente cultural de Bucaramanga, desempeñándose primero como Secretario de Instrucción Pública de Santander y más tarde como Contralor Departamental.

La formación familiar, el ejemplo de su padre y el deseo de ser personas útiles a la sociedad que caracteriza casi siempre a los inmigrantes de provincia, hicieron que la familia Galán muy pronto se distinguiera por su inteligencia y dedicación, circunstancia que los llevó a probar mejor suerte en la Capital de la República, cuando Mario llegó a la presidencia de la Empresa Colombiana de Petróleos Ecopetrol.

Sin ser el mayor, Luis Carlos Galán Sarmiento se preocupó desde muy joven por el estudio de la historia, empezando por el fenómeno de rebeldía que se vivió en Charalá, la tierra de sus mayores, durante los siglos XVIII y comienzos XIX, en cabeza de los caudillos Jose Antonio Galán Zorro y José Acevedo y Gomez, el Tribuno del Pueblo.

El estudio cuidadoso de la vida de Galán el Comunero, inspiró siempre su movimiento, como quiera que la frase del primero 'Ni un paso atrás, siempre adelante,  y lo que fuere menester, sea', la hizo suya cuando recorrió el país presentando su nueva propuesta de hacer política en Colombia.

Las expectativas que creó Galán entre la juventud colombiana es posible que sea la causa para que después de 20 años de su desaparición, su figura y sus ideas sigan tan fortalecidas como para continuar siendo las banderas de una Colombia posible.

A las muestras de solidaridad a toda su familia por la sensible desaparición del líder, unimos otra vez las nuestras, pues sabemos de su aporte a la tierra que siempre consideró como suya.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad