sábado 13 de marzo de 2010 - 10:00 AM

Todos a votar, todos a ganar

Mañana domingo 14 de marzo es un día muy importante para que reafirmemos nuestro sistema democrático, el más consistente y largo de nuestra América del Sur.

Todos somos conocedores de la importancia de participar en los procesos electorales y de lo que esto significa a nivel nacional cuando se trata de distribuir partidas para obras regionales. El caudal electoral de Santander debe aumentar en la contienda de mañana para que tengamos derecho a una mayor participación del presupuesto nacional. También se hace necesario que los votos consignados sean por candidatos santandereanos, para que nuestra representación en el Senado y la Cámara de Representantes sea más significativa.

Recuperemos no sólo el prestigio perdido, sino los votos perdidos por candidatos que nunca volvieron a Santander después de haber asegurado sus curules con participación santandereana.

Comprometámonos a cumplir con nuestro deber ciudadano votando por candidatos de la región previamente seleccionados entre los más capaces y honestos.

Si de algo nos sentimos orgullosos los colombianos es de nuestra tradición democrática, largamente probada en la fragua de nuestras más intrincadas pasiones políticas. No podemos negar que a la gran mayoría de los colombianos nos gusta la política; con frecuencia escuchamos a muchas personas que dicen de labios para afuera que no quieren participar en nada que tenga que ver con la política, y sin embargo el día de las elecciones se les despierta el sentimiento democrático y terminan votando. Ojalá que a todos los abstencionistas les pase lo mismo para que nuestras instituciones salgan fortalecidas con cada proceso electoral. Es verdad que los colombianos le hemos perdido cariño a nuestro parlamento, pero en todo caso no deja de ser un mal necesario.

Si hay algo que todos creemos saber es de fútbol y de política. De estos dos temas todos hablamos como si fuéramos expertos y lo más curioso es que ambos temas son igualmente huidizos y difíciles de acertar. Cuando acertamos nos arrogamos el privilegio de pregonar nuestros aciertos, pero cuando perdemos que generalmente es la mayoría de las veces son las circunstancias ajenas las culpables de nuestra derrota.

Mientras descubrimos cuál de estas dos actividades es más amable y produce menos tristeza, votemos y que ganen los mejores.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad