lunes 19 de septiembre de 2022 - 12:00 AM

¿Como el albatros?

Seguramente percatado de esta condición, en la primera alocución presidencial, anunció la configuración del Plan Nacional de Desarrollo, con el concurso de todos los ciudadanos, mediante 50 diálogos regionales

Los albatros son aves marinas que gracias a su gran envergadura se mueven de forma muy eficiente en el aire y cubren enormes distancias con poco esfuerzo. Sin embargo, debido a su apreciable tamaño, necesitan un extenso recorrido en tierra para poder alzar vuelo y su despegar se hace aparatoso porque sus magníficas alas le dificultan caminar y alcanzar el impulso indispensable.

Es célebre el poema de Charles Baudelaire “El albatros”, en el que se refiere a marineros que atrapan un fatigado ejemplar en altamar y lo colocan en la cubierta del barco. Sus empapadas alas se hicieron más pesadas y sus patas no lograban estabilidad en aquella resbaladiza superficie, al punto de tornarse lamentable la situación del ave que lucía invencible en los cielos.

Esta figura emblemática la traemos a colación ya que, de alguna manera, puede dar la medida de lo que se percibe con el arranque del gobierno Petro. Pareciera que el aguerrido parlamentario, persuasivo orador y forjador de grandes ilusiones, echara de menos el hábitat en el que mejor se desenvuelve y que el terreno del Ejecutivo le fuera hostil. Las desatinadas intervenciones de uno que otro ministro; y las equivocadas o apresuradas o imprudentes posturas de quienes asumen el papel de voceros de su partido, podrían ser las razones de su incomodidad, como también lo serían los abultados fardos que le han significado las coaliciones políticas que derivaron en las parcelas clientelistas que tanto malestar le causaban.

Seguramente percatado de esta condición, en la primera alocución presidencial, anunció la configuración del Plan Nacional de Desarrollo, con el concurso de todos los ciudadanos, mediante 50 diálogos regionales de dos días que pretenden abarcar la compleja diversidad de todo el territorio nacional, a manera de cabildos abiertos y con carácter vinculante, en el corto término de dos meses.

Ojalá esta decisión aporte el sustento para la iniciación del esperado vuelo y que la ambiciosa meta no se convierta en una carga inopinada que lo dificulte aún más. Apresúrate despacio, dice la locución latina festina lente, que, en nuestro lenguaje popular, traduciría “hagámoslo despacio porque tenemos afán”.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad