lunes 24 de noviembre de 2008 - 10:00 AM

Desarrollo y Libertad

En uno de los interesantes interlocutorios que se celebraron con Rodrigo Rivera en su reciente visita a la ciudad, un importante empresario reflexionaba sobre el caso de Japón donde, a pesar de haber alcanzado niveles de desarrollo superiores, se presenta el mayor nivel de suicidios de jóvenes.

Similares descompensaciones se aprecian en otros países desarrollados, con altas tasas de alcoholismo y para complementar la paradoja, los medios de comunicación dan cuenta del alto nivel de felicidad reportado por los habitantes de América Latina, a pesar de no ser la región más desarrollada del mundo.

Esta juiciosa observación nos remite al Premio Nóbel de Economía 1999, Amartya Sen, quien advierte que 'hay políticas económicas que tienen efectos positivos dentro de la lógica de la macroeconomía pero con efectos muy negativos desde el punto de vista del bienestar'. En su libro 'Desarrollo y Libertad', plantea la idea según la cual es necesario comprender el proceso de desarrollo económico, no como crecimiento de la renta per cápita, pues la 'cuestión principal es saber que la libertad humana es lo más valioso que poseemos y que el desarrollo es un proceso de expansión de esa libertad'; resalta además que 'los países asiáticos que más han crecido económicamente en los últimos tiempos tenían una base muy importante de personas educadas'.

Al igual que es insuficiente basarnos en el estudio de las rentas de una comunidad o de una persona para deducir su estado de felicidad, es indispensable entender que el bienestar humano consiste en desarrollar las capacidades de las personas y que es fundamental este criterio a la hora de definir una estrategia de crecimiento.

Es preciso asegurar el despliegue de las energías creadoras y la conciencia de principios y valores del individuo para estimular la convivencia y la cohesión social, como sustento del desarrollo sostenible. Sin la constitución de una mentalidad propia, afirmativa, arraigada en las propias fuerzas colectivas de la comunidad, no habrá modelos que se puedan volver operativos en la transformación de una sociedad.

Cualquier pauta de crecimiento social tiene que estar esencialmente vinculada a los incrementos de las libertades individuales que son eficientes y eficaces medios para llegar al desarrollo y alcanzar el bienestar.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad