lunes 11 de diciembre de 2023 - 12:15 AM

El fracaso del sistema educativo I

Compartir

No le falta razón al presidente Petro al señalar que “el sistema educativo colombiano ha fracasado”, si nos atenemos a los resultados de las pruebas PISA que se aplican a una muestra representativa de los estudiantes de 15 años, conforme a los parámetros definidos por la OCDE. En la versión 2022, el 50 % quedó ubicado en el nivel más bajo en lectura y ciencias, y el 71 % en comprensión matemática, lo que denota que adolecen de las competencias básicas de aprendizaje.

El sistema educativo parece corcho en remolino, que no acierta a salir de su marasmo. Las inequidades entre la población rural y la urbana, y entre quienes acceden a planteles públicos o privados, no se han podido conjurar con las reformas intentadas. La educación en lugar de disminuir desigualdades las profundiza aún más.

En los niveles primario, básico y medio están matriculados 10.5 millones de colombianos, cifra que representa un cubrimiento casi universal. El 80 % acude a establecimientos públicos y el 20 % a privados. La cuestión tiene que ver con la calidad de la enseñanza que reciben, pero también con las condiciones de los niños que a ella acceden. Se ha avanzado levemente en la corrección de la deficiente nutrición de los alumnos con el Programa de Alimentación Escolar (PAE) y no son halagüeños los logros en la atención a la primera infancia, 0 a 5 años, asumida por el ICBF. Uno y otra son motivo de cuestionamientos por sus deficiencias y la absurda corrupción que los han caracterizado.

Es verdad de Perogrullo que los primeros años son cruciales para la vida de los individuos y, por tanto, resulta vano esperar resultados excelentes en el futuro si no se corrige esta problemática.

Teniendo en cuenta que es la educación, y solo la educación, el instrumento que nos puede asegurar un desarrollo equitativo y sostenido, nos proponemos continuar explorando razones y buscando soluciones a este fracaso que explica muchas de las frustraciones de nuestra sociedad. Además de elevar al rango de derecho fundamental el acceso de todos los colombianos a los niveles de educación preescolar, primaria, básica, media y universitaria, es preciso tomar conciencia de su trascendencia y de la necesidad de asignarle más recursos y la atención debidos hasta convertir la búsqueda de su excelencia en propósito nacional.

Noticias relacionadas:

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí y únase a nuestro canal de Whastapp acá.
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Lea también
Publicidad
Publicidad
Noticias del día
Publicidad
Tendencias
Publicidad
Publicidad