lunes 02 de febrero de 2009 - 10:00 AM

¿Fin al retraso vial?

Se ha dicho que al subdesarrollo todo le llega tarde y con las consabidas dificultades de la imprevisión.

Se espera que éste no sea el caso que enmarque el reciente programa del Gobierno: 'Respuesta de Colombia ante la crisis mundial', dentro del cual se anuncian obras de infraestructura vial que aceleren los procesos de integración y desarrollo, para ejecutar con apremio en el presente año. Se invertirán 2.7 billones de pesos en concesiones viales y férreas, en los corredores complementarios de competitividad, el manido Plan 2500, el túnel de La Línea, la Ruta del Sol y muchos proyectos más que modernizarán la red arterial del país que tiene, por lo menos, una generación de atraso.

En el ámbito de los intereses regionales, se destaca el proyecto de la doble calzada entre Bogotá y Cúcuta que, además, se integrará a la avenida Bogotá-Sogamoso en ejecución y a la vía Duitama–Charalá ya concesionada, con lo cual se le daría a nuestro departamento y a toda la zona oriental, una apertura sin precedentes para la integración nacional y su participación en las corrientes continentales de intercambio económico, social y cultural. Ojalá la acelerada contratación anunciada, no dé al traste con este ambicioso proyecto, como ya lo ha advertido la Cámara Colombiana de la Infraestructura al prevenir una exigencia desproporcionada a los contratistas cuando deben, en desatinados términos de 30 o 60 días, 'asumir los riesgos y responsabilidades en el proceso de preparación de sus propuestas'.

Desde sus comienzos, la ingeniería en Santander ha tenido como gran preocupación las dificultades topográficas, derivadas de la inestabilidad geológica de nuestra cordillera, las cuales también eran motivo de inquietud en la época de la Comisión Corográfica, consignada en las notas de Don Manuel Ancízar. El complejo sistema orográfico que amuralla y aísla estas tierras abruptas, ha hecho legendario el tramo Barbosa-Oiba, para sólo mencionar un caso de obstinada dificultad carreteable.

Esta incertidumbre se insinúa en el ámbito de este ambicioso proyecto vial del que se espera, por lo menos, que se realicen juiciosamente los trazados y se tomen a tiempo las precauciones geotécnicas elementales para que no se repitan las malhadadas experiencias que siempre nos han acompañado.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad