lunes 12 de abril de 2010 - 10:00 AM

La ola verde

Sin lugar a dudas tiene gran sentido innovador la presencia del Partido Verde con sus propuestas y estrategias de motivación. La definición del programa educativo, como pilar de desarrollo y de creación de conciencia ciudadana, compagina muy bien con la recuperación del monopolio de la Justicia por parte del Estado, la urgente restauración de la moral pública, con claros compromisos en beneficio de la trasparencia frente a los vicios de corrupción social y degradación del ejercicio de la política nacional, y la defensa del medio ambiente.

La coherencia y altura que exhibieron los tres tenores en las elecciones parlamentarias, la presencia revitalizadora de Sergio Fajardo y el favorable repunte en las encuestas de opinión, dejan sensación de viabilidad a este esfuerzo integrador de distintos matices ideológicos y de experiencias diversas, para consolidar una saludable propuesta de cara a las próximas elecciones presidenciales. Tendencias que oscilan entre una izquierda y una derecha moderadas o entre un conservatismo que se encuentra con ideas liberales, se funden en este proyecto que, más que partidista, lo que busca es construir una alternativa plural incluyente.

Nada más ajeno a caudillismos y salidas mesiánicas que esta apuesta que proponen Mockus y Fajardo, fieles a su procedencia académica, para que invirtamos en nuestra propia gente, en su capacitación, como única posibilidad para superar inveteradas limitantes. Ya Brasil ha dado saludable ejemplo a los países emergentes de cuánto se puede lograr por este medio, desde cuando en tiempos del presidente Cardozo adoptó la estrategia de ponerse en primerísimos lugares en ciencia, tecnología e innovación. Acertada decisión, que con la adecuada continuidad de Lula Da Silva, ha llevado a esta nación suramericana a insinuarse como potencia mundial.

El Partido Verde está rescatando el debate de la monotonía de pugnar por quién está más identificado con la política de seguridad, de cuya continuidad ya nadie quiere apartarse, para dar énfasis a la erradicación de los problemas derivados de la inequidad que tanto trastornan nuestra vida democrática. En el corto tiempo de que se dispone para la campaña presidencial, tiene ante sí el atractivo reto de decantar su proyecto de gobierno y permear la opinión ciudadana con su ideario, en la seguridad de que con él la nación colombiana encontrará nuevo rumbo.

 

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad