lunes 12 de septiembre de 2022 - 12:00 AM

Las lecciones de la democracia

Se exige a las entidades y actores políticos más empeño, más diálogo, más respeto y cariño para armar una propuesta que una (...) que la violencia y la intolerancia con quienes piensan distinto debe hacerse a un lado.

Lo sucedido en Chile, con motivo del rechazo al proyecto de una nueva Constitución, debe llevarnos a reflexionar sobre la importancia de la participación ciudadana y la equilibrada interpretación de las demandas sociales por quienes resulten ungidos en justas electorales, como requisitos indispensables para la adecuada marcha de la democracia.

En efecto, en octubre de 2020, y con una presencia del 50,95 % de las personas habilitadas, se aprobó el cambio de la Carta vigente desde 1980. Para la integración de la Convención Constitucional solamente se manifestó el 41,51 % y gran parte de los elegidos fueron activistas de movimientos vindicatorios. Ahora, en el plebiscito de septiembre de 2022, participó el 85,81 % del padrón electoral.

En reposado discurso, luego de que el 61,86 % de los votantes se expresaron contrarios a adoptar el texto formulado, el presidente Boric concluyó que el país quiere y valora la democracia, confía en ella como instrumento para superar las diferencias; que las instituciones funcionan y correspondería volver sobre las propias huellas para encontrar renovados caminos. De otra parte, que se exige a las entidades y actores políticos más empeño, más diálogo, más respeto y cariño para armar una propuesta que una y dé tranquilidad a todos; que el maximalismo, la violencia y la intolerancia con quienes piensan distinto debe hacerse a un lado.

Este tropiezo tiene que servir para flexibilizar posturas intransigentes de agrupaciones polarizadas. Diversos analistas han identificado cinco ejes posibles para estructurar la nueva hoja de ruta del país austral:

1) Asegurar los derechos sociales y fortalecer el rol del Estado; 2) Transitar hacia un Estado Social de Derecho; 3) Reconocer y apreciar las etnias indígenas; 4) Profundizar en la protección del medio ambiente; 5) Avanzar hacia una mayor descentralización territorial.

De la manera como el presidente Boric sepa transmitir confianza a los partidos políticos y a la ciudadanía en general, respecto de la voluntad de aunar y no excluir sectores de la sociedad, dependerá el buen suceso de esta coyuntura que, a todas luces, se presenta apasionante y aleccionadora, especialmente para los pueblos de Latinoamérica.

Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad