lunes 30 de octubre de 2023 - 12:00 AM

Alvaro Beltran Pinzón

¿Más elecciones, más democracia?

Hoy, día de los balances electorales, vendrán las explicaciones de candidatos y mentores en torno a las causas de las derrotas, así como también las celebraciones de los victoriosos que apartarán cualquier sombra que haya opacado su actuar para imponer el criterio del todo vale y que lo único que cuenta es ganar.

“A falta de proyectos y soluciones para los problemas, el recurso inmediato es tumbar o desgastar al enemigo”, anota Carlos Granés en su libro Delirio Americano, a propósito de los procesos democráticos en América Latina. Actitud que termina por deslegitimar el sistema, al apelar a la siembra de suspicacias anticipadas; debilitar la fiabilidad de las instituciones y la veracidad del periodismo; alejar la posibilidad de dirimir en instancias argumentales una contienda política; tender un manto de sospecha generalizada que auspicia la creación de realidades paralelas; y conducir a la polarización extrema.

Los clanes políticos y las organizaciones electoreras, principalmente patrocinados por contratistas inescrupulosos, se han especializado en este tipo de estrategias que han contaminado a buena parte de los votantes mediante la entrega de dádivas, trastocando la justa ciudadana en un escenario de difícil participación para quienes no están dispuestos a estos tejemanejes. El debate no se da por concepciones sociales o económicas, sino por una desaforada lucha por el poder del ocasional líder.

Nada más perjudicial para la salud de una democracia que la degradación de la convivencia generada por los enfrentamientos planteados en estos términos.

Ojalá que el desbarajuste acarreado por estas confrontaciones no siga convirtiéndose en obstáculo para identificar un camino idóneo que permita superar las necesidades del departamento. La acción conjunta es la única fórmula frente a las amenazas y debilidades que se ciernen en el futuro. En el caso del área metropolitana de Bucaramanga, resulta apremiante hacer un llamado a los cuatro alcaldes para asumir un mínimo sentido de comprensión de su interdependencia para dar paso a la creación de hechos metropolitanos básicos que les permitan a sus habitantes encontrar salidas a las dificultades que hoy tienen que sobrellevar en materia de seguridad, ordenamiento territorial, movilidad, salud y educación.

Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad