lunes 17 de febrero de 2020 - 12:00 AM

Santander turístico

Especial cuidado ha de tenerse en el manejo transparente de los recursos a invertir; en la correcta proyección, administración, mantenimiento y operación de los parques que sean viables.
Escuchar este artículo

Sin lugar a dudas el turismo es un renglón que se encuentra en la primera línea de nuestro potencial, si se pretende jalonar el progreso armónico de la región. A lo largo de la historia, Santander ha sido destacado protagonista en todos los aspectos de la vida nacional y goza de una riqueza natural de singulares características que son propicias para esta actividad. Por lo demás, el nacimiento de la promoción turística del país se dio a partir de la fundación de la Asociación Colombiana de Hoteles, el 17 de julio de 1954, precisamente en Bucaramanga.

Como parte sustancial del Plan de Desarrollo para este cuatrienio, la Gobernación de Santander ha planteado la construcción de parques temáticos en diferentes sitios del departamento con el objeto de que se erijan en significativos hitos para su consolidación. Esta propuesta se ha recibido en algunos sectores como la aspiración que tiene el actual mandatario de continuar las ejecutorias de sus familiares, quienes concibieron los proyectos de Panachi y el Santísimo, con lo cual estarían perpetuando su imagen. Si bien se advierte esta intención, no por ello se puede descalificar la iniciativa, aunque sí es necesario que las anteriores actuaciones sean tenidas en cuenta para corregir errores protuberantes.

Especial cuidado ha de tenerse en el manejo transparente de los recursos a invertir; en la correcta proyección, administración, mantenimiento y operación de los parques que sean viables, así como en su creación estética; responsabilidad esta que debe ser encomendada a profesionales de las más altas calidades, para encontrar la manera de guardar equilibrio con el entorno y observar una celosa precaución en la forma que se adopte para divulgar nuestro patrimonio natural, histórico y cultural.

Hoy se aprecia una tendencia positiva por rescatar el reencuentro con la madre tierra y el valor de elementos como el agua, el aire y la bondad de un paisaje, al percibirse que los modelos de desarrollo vigentes no hacen cosa diferente que atrofiarlos. Esta mirada y las experiencias vividas tienen que traducirse en consistentes expresiones de la política para favorecer reconciliaciones y acertadas formas de promoción social.

Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad