lunes 27 de julio de 2009 - 10:00 AM

Un asunto de responsabilidad con la Nación

Aflora un nuevo episodio del ya fatigoso pulso entre los poderes, de cara a la elección del Fiscal General de la Nación. No es otra la situación que se ha percibido con este juego de astucias mediante las cuales el Presidente ha tratado de poner a la Corte Suprema de Justicia en difícil coyuntura frente a esta definición.

Se puede pensar, por lo pronto, que la Corte con su dilación ha sabido proceder frente a la maniobra que pretendía arrinconarla y, sin embargo, es necesario advertir que las cosas no están resueltas en bien del país. La propuesta de una interinidad más o menos prolongada en ese cargo es inconveniente. Y, dispensarse un espacio para configurar un test sobre el perfil que definirá las exigencias de la persona idónea habilitada para el ejercicio de tan alta dignidad, aparece a destiempo. Esta consideración, aunque indispensable, más que poner las cosas en dirección a una salida razonable, lo que hace es abrir el espacio a la duda de por qué la Corte no se anticipó a fijarse esos criterios con suficiente anterioridad, para salvaguardar su responsabilidad con transparencia y previsión.

Con ocasión del revolcón político generado con la elección de nuevos dignatarios en el Congreso de la República, se piensa que el Referendo tiene ya cerradas sus posibilidades, ante lo cual el Ejecutivo profundizará en la cuestionable estrategia de cubrir su retirada, con una Fiscalía proclive a la defensa de sus intereses. Es ahí donde la sociedad colombiana requiere la garantía de imparcialidad y de la actuación ecuánime de esta institución, tan vital para salvaguardar los postulados de la Justicia.

Por donde se mire, la situación del país es cada vez más crítica, y la Corte tiene el deber de actuar con prontitud y serenidad, con el nombramiento de una persona autónoma, con solvencia ética, que sitúe la Fiscalía por encima de toda sospecha y que, con profunda sabiduría jurídica, pueda responder a las responsabilidades que la Nación y la democracia le exigen, y, en caso de que no sea posible esta selección de entre los actuales integrantes de la terna, debería proceder a devolverla al Ejecutivo, sin más aplazamientos, para su reconfección.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad