lunes 04 de noviembre de 2019 - 12:00 AM

Vientos de cambio

La alta participación ciudadana y la presencia protagónica de los jóvenes pueden ser portadores de un renovado mensaje de interés por lo público
Escuchar este artículo

En el contexto de la agitación social que se cocina en determinados sectores y de las incertidumbres que generan la falta de derroteros ciertos en aspectos fundamentales de la vida nacional, las elecciones del 27 de octubre denotan la emergencia de grupos y facciones independientes que han servido para dar aliento a los incrédulos y, también, han operado como válvula de escape a los inconformistas.

En diversos medios de comunicación se destaca, como un avance, la pérdida de vigencia de los partidos tradicionales, los cuales han terminado por equipararse a sinónimos de corrupción y prácticas clientelistas funestas. La erradicación de sus vicios, la reforma de sus estatutos y la renovación de su dirigencia son inaplazables; sin embargo, se adivinan inalcanzables. Si bien este rechazo es más que justificado, reviste una grave circunstancia que merece especial atención por tratarse de estructuras indispensables para la operación de una democracia.

El reemplazo de la bandera partidista por movilizaciones, en procura de causas específicas, parece ser el moderno enfoque de la actividad política. Paralelamente, no dejan de despertar preocupación el surgimiento o la consolidación de cacicazgos que derivan en maquinarias que no obedecen a organizaciones o propósitos de desarrollo social. La alta participación ciudadana y la presencia protagónica de los jóvenes pueden ser portadores de un renovado mensaje de interés por lo público, siempre y cuando esta manifestación se traduzca en un auténtico compromiso con la suerte de cada una de las comunidades y encuentre modos de intervención, más allá del sufragio, para mejorar el funcionamiento de la débil democracia que hoy mantenemos.

En el caso de nuestra ciudad, debemos registrar como muy positivo el nítido triunfo de Juan Carlos Cárdenas Rey que lo habilita en su propósito de asumir un equilibrado liderazgo para extirpar la corrupción y defender el Páramo de Santurbán. De igual manera, teniendo en cuenta su personalidad y trayectoria profesional, se esperan nuevas formas de comunicación que le permitan desechar estériles enfrentamientos y encontrar propósitos comunes encaminados a corregir fallas y deficiencias, entre ellas las detectadas en el programa Bucaramanga Metropolitana Cómo Vamos.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad