jueves 20 de febrero de 2020 - 12:00 AM

Creerle al fiscal

no podemos seguir viendo salir de las cárceles a los criminales por falta de pruebas o por vencimiento de términos, no puede seguir existiendo lo evidente que la justicia no logra probar y convierte los sanos valores en la burla de las bandas de vivos de este país.
Escuchar este artículo
Image
Columna de
Alvaro Ordoñez

Quiero creerle al Sr. Fiscal General de la Nación, es muy importante para el país poder creer en su fiscal, es fundamental para lograr la confianza que permita empezar el proceso de cambio de una sociedad hastiada de corrupcion, de impunidad, de desidia, componendas y falsas promesas. La fiscalía ha fracasado en su labor y tiene hoy la oportunidad de demostrar que es posible conseguir justicia seria, oportuna y contundente en el proceso de investigación y procesamiento de los delincuentes.

El nuevo fiscal ha dicho que le dará especial énfasis a los procesos de corrupción, al asesinato de líderes sociales y que respetará y colaborará con la justicia especial de paz. Propone que los cargos altos de control queden impedidos por un período posterior a su retiro para aspirar a ser elegidos en la Presidencia evitando que la procuraduría, la contraloria y la misma fiscalía se sigan tratando de utilizar como trampolines políticos. Se declara públicamente libre de impedimentos morales para abordar las investigaciones de los grandes casos que implican la corrupción de los políticos y de los grupos de poder económico, y asume con valor ético su amistad personal con el Presidente de la República.

Quiero creerle y supongo que el país espera un fiscal dedicado a su labor, buscando lo único que es aceptable en la justicia, oportunidad, equilibrio y contundencia. No puede existir un aparato judicial tan grande en el país y con tan bajos resultados, no podemos seguir viendo salir de las cárceles a los criminales por falta de pruebas o por vencimiento de términos, no puede seguir existiendo lo evidente que la justicia no logra probar y convierte los sanos valores en la burla de las bandas de vivos de este país.

La dignidad del fiscal debe resaltar, bajándole el perfil político pero ofreciendo a los ciudadanos la certeza de la eficacia del ente investigador, desde la agilidad y buen servicio para recibir las denuncias de los delitos menores, su investigación y acusación, hasta la concreción de resultados en los grandes temas pendientes y futuros. Si cambiamos en la administración de justicia estaremos dando el más importante paso para el desarrollo social del país.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad