jueves 16 de abril de 2020 - 12:00 AM

En modo positivo

Estos días seguramente también nos enseñaron a reconocer a nuestro grupo primario, a escucharnos unos a otros y a fortalecer la familia como célula fundamental de la sociedad
Escuchar este artículo
Image
Columna de
Alvaro Ordoñez

Es fundamental empezar a planear cómo vamos a vivir la nueva era que esta pandemia nos impuso para el futuro inmediato. Lo primero, es sacar una clara lista de lo aprendido, creo que, en lo laboral debemos destacar que no todo el papel que utilizamos es necesario, que muchas comunicaciones y documentos podrán seguir siendo virtuales y que legalmente deberá reglamentarse su validez. Seguramente hemos aprendido que no todos los desplazamientos que realizamos a diario son necesarios, pero creo que debemos admitir que por válida que sea la posibilidad de participar de reuniones virtuales no es igual la interrelación, ni la participación. El trabajo desde casa requiere de una alta dosis de responsabilidad y disciplina y aun cuando es posible, en muchos casos se requiere de la permanente comunicación con el equipo, lo cual dificulta en temas de oportunidad, seguramente la mitad de los viajes de trabajo hoy vemos no son totalmente necesarios.

El colegio y el valor de los maestros especialmente en los niños pequeños tienen hoy un especial reconocimiento de los padres, sin ellos una buena parte de la población económicamente activa, difícilmente podría desarrollar su labor, hasta la abuela y la suegra son muy importantes en el papel que desempeñan colaborando con el cuidado de los pequeños.

Estos días seguramente también nos enseñaron a reconocer a nuestro grupo primario, a escucharnos unos a otros y a fortalecer la familia como célula fundamental de la sociedad, a extrañar al resto del grupo familiar, a valorar más. En mi caso personal el almuerzo de los sábados con mis hermanos, tías y sobrinos, pero en el de todos la posibilidad de vernos compartir, resaltando el valor de la amistad.

Espiritualmente seguramente también hemos tenido oportunidad de analizar nuestra relación con Dios, cualquiera que sea la idea que tengamos de Él, valoramos hoy a tantas personas con las que interactuamos a diario en el parqueadero, en las porterías, en los deportes, en los salones de belleza, barberías, en los restaurantes y en mil actividades. Creo que hoy tenemos la oportunidad de reconocer a cada una de esas personas que forman parte de nuestras vidas, sea está la oportunidad de agradecer a todos.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad