jueves 09 de abril de 2020 - 12:00 AM

Grandes ausentes

hay varios grandes ausentes, el Congreso de COLOMBIA, las asambleas departamentales y los concejos municipales en donde sus honorables miembros se distinguen por su mutismo en cuanto al aporte a la crisis
Escuchar este artículo
Image
Columna de
Alvaro Ordoñez

Esta crisis ha sacado lo mejor del país, con prudencia, inteligencia y buena asesoría el gobierno nacional que va demostrando que tiene el talante necesario para manejar la situación, el altruismo de los empresarios nacionales y regionales brota de manera espontánea, la solidaridad personal, en fin “el todos juntos salimos de esta”, nos ha permitido recordar que somos un país de gente maravillosa.

Pero no todo es color de rosa, hay varios grandes ausentes, el Congreso de COLOMBIA, las asambleas departamentales y los concejos municipales en donde sus honorables miembros se distinguen por su mutismo en cuanto al aporte a la crisis, no los hemos visto tomar el liderazgo en la oferta económica, uno que otro mercadito llevado como prestación electoral a los pueblos, no han donado un mes de sueldo con lo cual podrían aliviar la alimentación de miles de colombianos que cumplirán más de cuarenta días sin poder trabajar para conseguir el sustento de sus familias, o cuántas unidades de cuidados intensivos podríamos comprar, cuantas pruebas del Covid podríamos importar y cuánto podrían ayudar al presupuesto nacional. Por el contrario, algunos se dedican a criticar al gobierno y a pedir que destituyan ministros, incluso según dicen hasta a patrocinar protestas en las cárceles.

Otro gran ausente es el sector financiero y muy específicamente los bancos, su gran aporte es un periodo de gracia de tres meses en los pagos de capital de los créditos. Pero dada la necesidad de optar por las transacciones virtuales, no los hemos visto rebajar durante un par de meses al cincuenta por ciento las comisiones que cobran por cada transacción, mucho menos ofrecer rebaja en las tasas de interés o ampliar automáticamente los cupos de crédito con plazos amplios para las Pymes que hacen grandes esfuerzos por mantener el pago de las nóminas a pesar de tener sus negocios cerrados en muchos casos. Se olvidan de sacrificar parte de las extraordinarias utilidades en función de un pueblo que con un impuesto específico los salvo de la quiebra.

Bien por los médicos y paramédicos, y tantos trabajadores que arriesgando su salud mantiene la cadena de suministros básicos, bien muy bien por cada patrono que mantiene el trabajo de su gente.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad