jueves 23 de julio de 2020 - 12:00 AM

Informados o engañados

los contagiados positivos de hoy son tan solo una mala estadística pues crear un cerco epidemiológico alrededor del contacto de alguien que lleva más de diez días de estar positivo es por decir lo menos imposible e inoperante.
Escuchar este artículo
Image
Columna de
Alvaro Ordoñez

Dicen los entendidos en el estudio del comportamiento humano que hoy vivimos en una sociedad más informada, sin embargo la realidad pareciera ser engañada. Ya no se sabe en quién o en qué creer. Acaban de conceder indulto presidencial al hombre que se volvió famoso en la política con un decálogo de normas que promueven el engaño y la trampa, práctica ampliamente desarrollada por nuestros políticos, gobernantes y encargados de administrar justicia.

Las redes sociales se inundan de falsas noticias, existen hoy personas capaces de determinar cuántas mentiras en un día dice una persona, la prensa y los medios en múltiples ocasiones se vende a algún poder, algunos empresarios engañan a los consumidores y los científicos venden estudios para probar una y otra teoría.

Hoy me río del manejo de la pandemia, el resultado de las pruebas en promedio se demora en el país entre diez y doce días, los contagiados positivos de hoy son tan solo una mala estadística pues crear un cerco epidemiológico alrededor del contacto de alguien que lleva más de diez días de estar positivo es por decir lo menos imposible e inoperante. Esa es la verdadera razón por la cual nos mandan a guardar, porque además de tener una mínima capacidad de realización de pruebas el resultado es tardío y por lo tanto no permite tener el control.

Por estos días hay promoción de mentiras políticas, lluvia de proyectos de ley, reducción del congreso, reforma a la justicia y al sistema de salud etc, los nuestros aparecieron con lujo de detalles para tomar su tajada burocrática en la nueva legislatura. El nuevo vicepresidente del senado prometió un año legislativo enmarcado en la continuidad de la extraordinaria gestión del presidente saliente, solo el se lo cree, la otra vicepresidente nos contó que nunca la guerrilla practicó el reclutamiento forzado de menores, cree que creemos.

En este mar de mentiras hoy deberíamos rescatar el valor de la verdad, por dura que sea es la mejor práctica en las relaciones humanas, por la verdad murio Jesús y no hay nada que se pueda valorar más que la certeza del valor de la palabra de un líder.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad