jueves 29 de agosto de 2019 - 12:00 AM

Martha Chalela

Personas como ella son un verdadero ejemplo, así deberíamos ser todos para aportar al proceso de construir un mundo mejor
Escuchar este artículo
Image
Columna de
Alvaro Ordoñez

Integridad, carácter, bondad, servicio y amistad, son las palabras que vienen a mi mente cuando pienso en Martha, quien por los designios de mi Dios partió a disfrutar del premio eterno que sin lugar a dudas había ganado hace mucho tiempo

No puedo decir que fui su amigo no creo, pero sí fui su colega asegurador y su admirador por la claridad de sus convicciones, el carácter fuerte y bondadoso con que las defendía y ese ramillete de principios éticos y morales que guiaron su existencia y que yo me permito denominarlos como integridad, en realidad era una extraordinaria colega pero definitivamente era mucho mejor persona.

La parte más interesante de su vida, tal vez se dio en dos escenarios en donde era arrolladora, en el servicio a los demás, especialmente a quienes más necesitaban con su extraordinaria obra en la purnia y en su devoción por sus amigos, en ella vi muchas veces encontrar cariño atención solidaridad y servicio a muchas amigos comunes, en el momento que más lo necesitaban.

Martha fue un ejemplo en el desarrollo de su profesión como aseguradora, estudiosa, enfática en la defensa de sus clientes, apasionada por la equidad, por el servicio oportuno y por la claridad de las coberturas, dignificó la profesión con su trabajo , comportamiento y su extraordinaria sentido crítico constructivo. El sector asegurador de la ciudad perdió a uno de sus mejores miembros.

Personas como ella son un verdadero ejemplo a seguir, así deberíamos ser todos para aportar al proceso de construir un mundo mejor, en su vida se demuestra que con dedicación esfuerzo y disciplina, se logra la realización de las mejores objetivos del ser humano, que es posible siempre entregar la bondad y el servicio desinteresado, que es posible ser honesto, exitoso y que el respeto se gana con carácter y ejemplo de vida.

Debo agradecer a Martha la gran oportunidad que me da de mostrar un ejemplo en positivo, que agradable es poder rendir este sencillo y sentido homenaje a una persona tan especial y que llenó el corazón de tantos amigos a quienes sirvió. Mi más sentida condolencia a sus hermanas, familiares amigos y clientes.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad