jueves 27 de febrero de 2020 - 12:00 AM

Movilidad social

Una ciudad que dedique una muy buena parte de su inversión a lograr mejorar esa movilidad social, ahorrará en seguridad, en cultura ciudadana y en el mediano plazo en salud...
Escuchar este artículo
Image
Columna de
Alvaro Ordoñez

Este término moderno significa, según los entendidos, la oportunidad de una persona de avanzar positivamente en su estrato socio económico dentro de un conglomerado social. Las cifras muestran que la movilidad social en países como Chile y Perú son mucho más ágiles que en Colombia, pero a nosotros nos va mejor que a grandes países de la región como Brasil y México, a pesar de eso el resultado es muy pobre y debería ser este un indicador de primer orden para todo gobernante.

La mejor forma de lograr el progreso social es a través de las oportunidades, y la principal oportunidad debe ser la educación, pero una educación con amplia cobertura desde la primaria hasta la formación técnica o profesional requiere como elemento fundamental la calidad.

Los gobiernos se han preocupado por la cobertura y en términos generales en las principales ciudades del país se tienen buenos índices, a pesar de la deserción temprana en muchos casos, pero la calidad hoy debe tener todo el foco, muy especialmente en el área metropolitana, apalancando programas de bilingüismo y mejoramiento en los resultados de las pruebas saber, allí está el verdadero desarrollo social.

Existen, claro está, otros elementos que se suman a las oportunidades de movilidad social, sin lugar a dudas el empleo, la cobertura de salud, los programas de alimentación escolar, el apoyo a los emprendimientos productivos, el desarrollo de programas artísticos deportivos y culturales a los adolescentes, la lucha contra la drogadicción, el alcoholismo y las bandas delincuenciales, todos ellos articulados para lograr una sociedad más justa y más incluyente es la materia a aprobar por parte de los gobernantes.

Una ciudad que dedique una muy buena parte de su inversión a lograr mejorar esa movilidad social, ahorrará en seguridad, en cultura ciudadana y en el mediano plazo en salud, generará un modelo envidiable de vida, desarrollo y con seguridad mejores ingresos por impuestos.

El sector privado también tiene su aporte necesario para el objetivo, los programas de responsabilidad social, el apoyo a los desarrollos amigables con el medio ambiente y a los que se comprometan con el pago de las compensaciones cuando su esencia no les permita ser y al emprendimiento tecnológico local.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad