jueves 25 de julio de 2019 - 12:00 AM

Papá lindo

Cuanta razón tenía el Dr. Álvaro Gomez cuando dijo que en la política moderna se buscan más cómplices que adeptos.
Image
Columna de
Alvaro Ordoñez

Siendo muy niño le pregunté a mi papá quién había matado a papá lindo, me respondió desde su exagerada convicción liberal, los godos mijo, los godos. En ese entonces pensé que era una exageración de esas que se daban por la época en política, al fin y al cabo en la familia había un tío muy querido de filiación conservadora, la familia de mi abuela materna también lo era y conocía uno que otro amigo cuyos padres eran incluso importantes políticos de ese partido. Hoy al conocer quién representará al partido conservador en las próximas elecciones a la alcaldía de Bucaramanga, creo que definitivamente mi papá tenía algo de razón en su respuesta y que muchos de mis buenos amigos quisieran tener la oportunidad de renunciar al partido.

Cuanta razón tenía el Dr. Álvaro Gomez cuando dijo que en la política moderna se buscan más cómplices que adeptos. Para fortuna de los concejales liberales, me imagino yo, que el partido conservador los recibirá entonces con alegría, o quizás Cambio Radical que le abre las puertas a todo tipo de especímenes, sin ninguna convicción distinta a un falso triunfo político.

Es realmente lamentable la ausencia de buenos candidatos en los partidos políticos en nuestra ciudad, definitivamente el pensamiento político desapareció, el cuentico de que la política es dinámica y que a traves de ese mecanismo quien fue representante por Opción Ciudadana y su esposa representan en la cámara al Partido Liberal , tiene el respaldo de los concejales liberales, es el candidato del Partido Conservador y de Cambio Radical, que ni representa el cambio ni es radical. Total ni chicha ni limonada.

Increíblemente vamos a tener que votar por uno de los candidatos independientes a pesar de su inexperiencia en lo público, no hay opción. Por lo menos podemos esperar honestidad y quizás un poco más de sentido común, menos soberbia, menos hacerse el pingo con la ilegalidad, con más capacidad de gestión y liderazgo para integrar un equipo de gobierno bueno, para unirnos alrededor de programas de desarrollo, alguien que escuche a los ciudadanos y se asesore de los mejores. Alguien que tenga mucho que ganar si lo hace bien.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad