jueves 13 de febrero de 2020 - 12:00 AM

Preolímpico y turismo

Debemos aprovechar el momento y la buena prensa que nos dio el evento para seguir promocionando la ciudad...
Escuchar este artículo
Image
Columna de
Alvaro Ordoñez

Bucaramanga cumplió con lujo de detalles la cita al evento internacional, el estadio lleno en las tres jornadas, orden y seguridad en el ingreso y salida, excelente comportamiento del público, facilidades para cumplir su labor a los medios de comunicación, excelente servicio en hoteles y un adecuado plan de tráfico en los alrededores del estadio merecieron los elogios de propios y extraños, reafirmando la capacidad de la ciudad para atender toda clase de eventos. Bien por los organizadores, por el gobierno de la ciudad, por las autoridades de policía y por los ciudadanos, este tipo de eventos generan movilidad y desarrollo económico y oportunidades de trabajo.

El punto negro lo puso el equipo colombiano, lamentable presentación, en mi concepto el gran responsable, el Director Técnico, un desastre, nunca había oído al público de un estadio gritándole burro al técnico. Para empezar creo que cuando se juega a no perder como lo pretendió, renunciando al balón, se debe tener claridad y contundencia en las salidas de ataque con orden y concentración en la defensa, el equipo careció de todo esto, se mostró repetitivo en la forma de salir, predecible en su accionar y por lo tanto sin sorpresa; cuando intentó disparar de media distancia logró resultados, pero desde allí lo eliminaron.

Los jugadores individualmente tienen atributos pero en el equipo faltó mística, con contadas excepciones, a estos muchachos les falta humildad y saber que todavía no se han ganado nada.

Debemos aprovechar el momento y la buena prensa que nos dio el evento para seguir promocionando la ciudad en todo tipo de encuentros de talla internacional, culturales, académicos, gastronómicos, congresos y por supuesto deportivos. Es urgente integrar esfuerzos como los de la Cámara de Comercio y los gobiernos departamental y municipal en los temas turísticos; por momentos se ven desarticulados y aunque cada programa tiene sus ventajas, un esfuerzo unificado en los objetivos optimiza los recursos y permite medir los resultados. Quizás menos parques y un par de circuitos turísticos con vías y paradores que los integren, con un programa adecuado de promoción a nivel internacional, capacitación en bilingüismo y cultura a los taxistas, guías y demás actores rinda mejores frutos.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad