jueves 30 de enero de 2020 - 12:00 AM

Seguros y bancos

El negocio de los seguros de deuda para los bancos se convirtió en otro de los múltiples abusos que cometen con los usuarios del sector financiero
Escuchar este artículo
Image
Columna de
Alvaro Ordoñez

Toda operación de crédito en Colombia lleva el amparo de como mínimo dos seguros con cargo al cliente, el seguro de vida y/o incapacidad total y permanente que ampara al deudor y el seguro de daños que ampara al bien que sirve de garantía al crédito, en la gran mayoría de las veces esos seguros los contrata el banco o la institución crediticia y los carga en las cuotas mensuales al usuario. Deben los clientes de estas instituciones saber que la ley le da el derecho de comprar estos seguros de manera independiente en cualquier compañía de seguros y endosarles al banco, en la mayoría de los casos lograrán mejores costos y, por lo tanto, una reducción de valor de sus cuotas crediticias.

El negocio de los seguros de deuda para los bancos se convirtió en otro de los múltiples abusos que cometen con los usuarios del sector financiero, las tasas generalmente bastante más costosas que las del mercado, llevan implícito una retribución a la entidad bancaria, la exigencia de cláusulas excesivas para evitar recibir las pólizas compradas directamente por los usuarios es a todas luces ilegal y con la sola solicitud a la Superintendencia Financiera se corrigen estas actuaciones de posición dominante que pretenden ejercer.

En cualquier caso es importante tener claridad de lo que se compra, siempre en los documentos que se firman en un crédito está la solicitud del seguro de vida, esta tiene una declaración de asegurabilidad que determina el estado de salud del asegurado, debe diligenciarse con absoluto rigor pues el no informar cualquier tratamiento médico o intervención quirúrgica que se esté realizando en la actualidad o en el pasado, puede convertirse en negligencia y por lo tanto en caso de muerte o incapacidad del deudor, la compañía aseguradora objetará el pago, con las consecuencias para los herederos.

Debería ser obligación de las entidades de crédito la capacitación de los funcionarios en el tema de seguros de deuda de manera profunda y con especial énfasis en la orientación adecuada del cliente, en ese aspecto es preocupante el desconocimiento de los funcionarios, que casi siempre ante cualquier pregunta del usuario responden con “esa es la política del banco”.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad