miércoles 07 de agosto de 2019 - 12:00 AM

El rompecabezas del desempleo

De acuerdo con la OCDE, la informalidad laboral en Colombia, del 47,9%, es uno de los principales problemas estructurales de nuestro país

La creciente tasa nacional de desempleo del Dane es fuente de notable preocupación en los círculos del alto Gobierno. El ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla, confirmó que “los números del mercado laboral son muy regulares”, con una tasa de desempleo del 10,1% en el trimestre de abril a junio de 2019 respecto del 2018, cifra muy por encima del promedio de la OCDE, que es del 5,8%, y solo superada por Grecia, España, Italia y Turquía. A lo anterior se suma la reducción de la tasa global de participación del 64,3% al 62,9% en igual periodo, comportamiento que confirma lo siguiente: en Colombia hay menos personas buscando trabajo hoy que hace un año. Según el Dane, en 5 ciudades de las 23 analizadas se redujo el desempleo en el 2019 (Armenia, Manizales, Bogotá, Pereira y Cartagena). En las otras 18 capitales, se evidenciaron incrementos significativos del desempleo, como en Bucaramanga, donde el número de trabajadores sin empleo pasó de 9,3% en el 2018 a 10,5% en el 2019.

De acuerdo con la OCDE, la informalidad laboral en Colombia, del 47,9%, es uno de los principales problemas estructurales de nuestro país. En Chile es del 10%. Los trabajadores informales no están cobijados por la legislación laboral, ni por la seguridad social, y por tanto, están expuestos a condiciones de trabajo inseguras, sin oportunidades de formación laboral, con ingresos irregulares y jornadas laborales más extensas. En Colombia, el 51,3% de los trabajadores lo son por cuenta propia, nivel que contrasta con el 27% en México y el 17% en la OCDE. La informalidad también es elevada entre los empleados; alrededor del 42% no contribuye al sistema de pensiones, dato muy superior a la mayoría de las demás economías emergentes.

Para aliviar las debilidades del mercado laboral colombiano, la OCDE recomienda: 1) mejorar la implementación de las leyes laborales; 2) facilitar la afiliación de los trabajadores a la seguridad social por parte de las empresas; 3) cerrar la brecha de habilidades entre oferta y demanda; 4) establecer niveles diferenciales de salario mínimo por edades y regiones.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad