miércoles 16 de septiembre de 2020 - 12:00 AM

¿Fin de la oficina abierta?

Escuchar este artículo

La pandemia del covid-19 y el confinamiento social exigido para hacerle frente se han convertido en la mayor fuerza transformadora de nuestro tiempo, y quizás, de todos los tiempos. Desde los años cincuenta, primero en Alemania, y luego en Estados Unidos con la versión mixta de cubículos que se tomaría el mundo, las empresas dedicaron dinero y esfuerzos para mejorar la productividad mediante la aplicación del concepto de oficinas abiertas, sin muros, buena iluminación, distribución espacial y trabajo colaborativo.

El aislamiento prolongado y el natural miedo al contagio han dejado oficinas vacías en espera de los teletrabajadores, que no tienen ningún afán de volver a las antiguas costumbres. Resulta paradójico que una solución temporal a un problema estructural y concreto de salud pública pudiera convertirse en una pauta de comportamiento laboral y social, con o sin covid-19.

La razón de este histórico cambio radica en dos factores. En primer lugar, la tecnología. El teletrabajo era un espejismo hace quince años cuando la velocidad de internet era muy inferior y el desarrollo de las aplicaciones tecnológicas no se asemejaban a las opciones que existen en la actualidad. Hoy en día, cualquier persona en cualquier parte del planeta con acceso a internet y a las videoconferencias de Zoom o Teams de Microsoft puede manejar la oficina desde su casa o finca de recreo, a través de un celular o de un computador portátil, con lo cual resulta innecesaria, e incluso superflua, su presencia física en la compañía.

En segundo lugar, el teletrabajo genera ahorros significativos en servicios generales para la propia firma, incluida la reducción de costos en arriendo y compra de oficinas, transporte, gastos de representación y viajes de negocios. Ciertamente, la extensión del teletrabajo tendrá profundas consecuencias a nivel económico y laboral, que van desde el cierre de oficinas al éxodo de teletrabajadores al campo, e incluso, a otros países para mejorar su calidad de vida familiar, hasta la organización gradual de la semana laboral mixta de tres a cuatro días de teletrabajo por parte de un creciente número de empresas.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad