miércoles 18 de agosto de 2021 - 12:00 AM

¿Negociación o claudicación opositora?

Escuchar este artículo

El Museo Nacional de Antropología de México, que reúne el legado de los pueblos de Mesoamérica, fue testigo de excepción de la firma del Memorando de Entendimiento de cuatro páginas por parte del Gobierno de la República Bolivariana de Venezuela y la Plataforma Unitaria de la nación vecina que congrega una parte importante de la oposición venezolana. La finalización de las conversaciones preliminares de carácter reservado en el país azteca le dieron paso a la fase negociadora de un “acuerdo integral para establecer reglas claras de convivencia política y social, con respeto absoluto a la Constitución Nacional”. Noruega funge como facilitador y Rusia y Holanda como acompañantes.

El texto fue rubricado por Jorge Rodríguez, presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela, exvicepresidente, exministro, exalcalde y exrector electoral de línea dura chavista, y Gerardo Blyde, exalcalde de uno de los municipios de Caracas, quien condujo la delegación opositora del G-4, conformado por Acción Democrática de Juan Guaidó, Primero Justicia de Enrique Capriles, Voluntad Popular de Leopoldo López y Un Nuevo Tiempo de Manuel Rosales. Dag Nylander, diplomático de carrera y enviado especial de Noruega para el proceso de paz de Colombia, sirvió de garante.

La agenda negociadora contiene siete puntos: derechos políticos; cronograma electoral observable con garantías; levantamiento de sanciones y devolución de activos; respeto del Estado de Derecho; convivencia política y renuncia a la violencia; medidas de protección de la economía y protección social de los venezolanos; garantías de implementación, seguimiento y verificación de lo acordado.

El inicio de la negociación es una victoria temprana para la dictadura de Nicolás Maduro al involucrar a Rusia en el proceso y obtener el reconocimiento implícito del régimen chavista y su Constitución socialista. Asimismo, como afirma Maria Corina Machado de Vente Venezuela -dirigente político que no hace parte del G-4-, “al reconocer a Jorge Rodríguez como representante del Gobierno de Venezuela, los firmantes le han puesto una lápida al interinato de Guaidó”, cuya presidencia encargada termina el 5 de enero de 2022.

Veremos si por el camino se componen las cargas o se perpetúa la tiranía.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad