miércoles 20 de julio de 2022 - 12:00 AM

Nueva politica contra la coca

La Oficina de la Casa Blanca para la Política Nacional de Control de Drogas publicó la semana pasada los datos estimados de los cultivos de coca y la producción de cocaína de Colombia, Perú y Bolivia. Los tres países andinos producen 2.074 toneladas de cocaína. Colombia sigue siendo el primer productor mundial con 972 toneladas (47%). Perú es el segundo con 785 toneladas (38%). Bolivia es tercero en esta liga de la infamia con 317 toneladas (15%).

Al examinar el comportamiento cocalero colombiano de la última década, sobresalen los niveles más bajos de 2012 (78.000 hectáreas de coca y 263 toneladas de cocaína), reflejo de la lucha contra las drogas ilícitas del gobierno de Uribe; predomina el aumento observado desde 2013 (80.500 hectáreas de coca y 279 toneladas de cocaína), como consecuencia de la suspensión secuencial -ese año- de la aspersión aérea con glifosato en la frontera con Ecuador y luego en el Catatumbo en la zona limítrofe con Venezuela.

Las cifras de la Casa Blanca muestran un incremento significativo en 2015 (159.000 hectáreas de coca y 564 toneladas de cocaína), generado por la suspensión nacional de la aspersión aérea con glifosato y la entrega de incentivos perversos del proceso de paz, que, en lugar de promover su sustitución, ofreció dineros públicos que fueron usados para ampliar la frontera cocalera, como lo reconoció el alto gobierno de la administración Santos. En el 2020, las siembras de coca colombiana aumentaron por la ausencia de aspersión aérea con glifosato a 245.000 hectáreas y 994 toneladas de cocaína. La Casa Blanca reconoció que “las cifras de cultivo de coca y de producción de cocaína de Colombia disminuyeron en 2021, pero se mantuvieron altas en 234.000 hectáreas y 972 toneladas métricas, respectivamente”.

La Casa Blanca confirma Colombia sigue siendo ‘un aliado cercano y socio de Estados Unidos para reducir y reemplazar el cultivo de coca y la producción de cocaína’. Sin embargo, en el Informe 2022, la Casa Blanca no incluye la interdicción y la erradicación cocalera como herramientas para disminuir la producción de cocaína.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad