miércoles 29 de abril de 2020 - 12:00 AM

Recesión y reactivación responsable

Según la encuesta de Guarumo y EcoAnalítica, el empleo es la principal preocupación de los colombianos (32,4%), seguido por el Coronavirus (23,4%).
Escuchar este artículo

El director ejecutivo de Fedesarrollo, Luis Fernando Mejía, explicó recientemente que la actividad productiva se ha estancado como consecuencia del confinamiento exigido para contener la propagación del Covid-19. La pérdida de empleos resultante se traduce en un choque de demanda en donde los hogares reducen sus niveles de consumo. Fedesarrollo estima que “la economía colombiana se contraería en un rango entre -2,7% y -7,9% en 2020”.

Con base en estos escenarios, Fedesarrollo considera que la tasa de desempleo subiría de 12,2% en febrero pasado a un rango que fluctúa entre 16,3% y 20,5%. En consecuencia, los colombianos sin empleo formal aumentarían de 3 millones, según las cifras del Dane de febrero pasado, a cuatro millones y medio en el entorno optimista y a cinco millones y medio en el estimativo pesimista. A lo anterior es preciso sumarle nueve millones de colombianos en la informalidad, y, por tanto, sin empleo ni ingresos.

La reducción de la actividad productiva se deriva de las restricciones a la movilidad ciudadana impuestas por las autoridades sanitarias, complementado por el desplome de los precios del petróleo y sus derivados. Los sectores más afectados son las actividades de entretenimiento con una disminución del -14,4%, el comercio y el transporte con una reducción del -10,3% y las actividades inmobiliarias con el -8,3% en 2020.

Según la encuesta de Guarumo y EcoAnalítica, el empleo es la principal preocupación de los colombianos (32,4%), seguido por el Coronavirus (23,4%). Este resultado es entendible, especialmente por el elevado nivel de precariedad -o informalidad- del empleo en Colombia, cercano al 48%. En el mismo instante en que el jefe del hogar pierde su empleo o sus ingresos, su familia engrosa el contingente de pobres, que, en el caso de Colombia, podría aumentar entre 6% y 9% este año.

Así pues, resulta de la mayor importancia la oportuna expedición por parte del Gobierno Nacional del protocolo general de bioseguridad aplicable a todas las actividades públicas y privadas, que permita minimizar la transmisión del Covid-19 y habilitar la apertura inteligente, gradual y responsable de la economía nacional.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad