miércoles 08 de junio de 2022 - 12:00 AM

Rodolfo Hernández, presidente santandereano

Rodolfo viene por un cambio de fondo en las costumbres políticas nacionales y regionales, que le pongan coto a la corrupción y a la politiquería

Nos encontramos a menos de dos semanas de la segunda vuelta de las elecciones presidenciales. Desde la presidencia de Don Aquileo Parra en 1876, el Departamento de Santander no se encontraba tan cerca de alcanzar la primera magistratura. Rodolfo Hernández, nacido en Piedecuesta en 1945, ingeniero civil de la Universidad Nacional, empresario exitoso y un verdadero outsider de la política colombiana, se ganó en las urnas -en franca lid- el paso al balotaje contra el candidato socialista del Pacto Histórico, Gustavo Petro.

En la Universidad, Rodolfo era muy popular, según cuentan sus compañeros de estudios. Siempre andaba de corrillo en corrillo. En la Nacional le decían ‘boca de ángel’, por el uso de un lenguaje claro, fuerte y mal hablado, pero muy convincente, de uso corriente en su región natal. Su madre, Cecilia Suárez de Hernández, le concedió una maravillosa entrevista a Vicky Dávila de la Revista Semana, en la cual nos contó que Rodolfo ha sido un buen hijo, honorable, buena persona, soberbio, obediente, gordito, necio y tirador de jabalina de joven, inteligente, trabajador, ahorrativo como buen santandereano, pero sin ser tacaño, un poco liberal y un poco conservador, sincero y vigoroso, que va para viejito, pero no todavía, rezandero, que trata bien a las mujeres, pues no se ha separado, buen bailarín de salsa, a quien le gustan el caldo de papa con huevo entero para el desayuno y sancocho con chorotas (maíz pelado con arroz) para el almuerzo. Una persona sencilla. Un santandereano de pura cepa.

Rodolfo viene por un cambio de fondo en las costumbres políticas nacionales y regionales, que le pongan coto a la corrupción y a la politiquería. Su campaña se gastó 3.300 millones de pesos en la primera vuelta, menos de una quinta parte de los desembolsos de Petro. Su gobierno no va expropiar, ni piensa poner mas impuestos. Rodolfo le dijo a Semana que “no vamos a ponernos a perseguir ricos, nos vamos a poner a destruir la pobreza”.

¡Esta es la hora de Santander, este es el tiempo de Rodolfo. Santander vota Santander!

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad