miércoles 08 de diciembre de 2021 - 12:00 AM

Socialismo chavista en Honduras

Al mejor estilo petrista, Xiomara Castro quiere que el Banco Central le preste recursos al Tesoro Nacional para programas de emergencia económica.
Escuchar este artículo

Xiomara Castro, la presidenta socialista electa por el Partido Libertad y Refundación de Honduras, adscrito al Foro de Sao Paulo, reconoció que “el espíritu del comandante Hugo Chávez anida en cada uno de los corazones de los seguidores que impulsan la revolución”. La entronización del chavismo en la pequeña nación centroamericana, asolada por la corrupción, la violencia y el narcotráfico, comenzó con Chávez, quien le habría ofrecido respaldo y financiamiento al entonces presidente hondureño, Manuel Zelaya -esposo de Xiomara, destituido por violar la Constitucional en 2009- a cambio del retiro de las Farc de la lista de terroristas.

El Foro de Madrid lanzó -con razón- una alerta internacional sobre la administración de Xiomara Castro, calificada como “una izquierda que se cierne como amenaza sobre el continente, donde las experiencias de Cuba, Nicaragua y Venezuela se han convertido en el ejemplo más fehaciente de la debacle que los gobiernos comunistas significan para la economía y la libertad de los pueblos.”

El Bicentenario Plan de Gobierno para la refundación de la patria y la construcción del Estado socialista y democrático de Xiomara Castro, comprende 30 propuestas para los primeros 100 días. Castro plantea la convocatoria de una consulta popular que promueva una Asamblea Nacional Constituyente originaria, que le permita reformar la Carta Magna y redactar un nuevo Pacto Social. El objetivo central de Castro es controlar los poderes públicos, perpetuarse en la Casa Presidencial e instaurar el mal llamado ‘socialismo democrático’ -toda una contradicción- erigido sobre la construcción del ‘Poder Popular’, la estatización de la economía y la planificación central de todas sus actividades sociales, económicas, ambientales y de seguridad.

Castro anunció la apertura de relaciones diplomáticas y comerciales con China continental y un paquete de medidas populistas, que incluyen la venta del avión presidencial, los vehículos de lujo del Estado y la disminución de los sueldos de los funcionarios oficiales.

Al mejor estilo petrista, Castro quiere que el Banco Central le preste recursos al Tesoro Nacional para programas de emergencia económica. Las reservas internacionales también podrán ser usadas para el mismo fin.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad