domingo 06 de octubre de 2013 - 12:01 AM

Alejandro Ordóñez y SayyidQutb

Alejandro Ordóñez es un nombre bastante familiar para los colombianos. SayyidQutb no lo es. Voy a contarles quién era él y por qué creo que, salvo una pequeña diferencia, se habría entendido a la perfección en sus ideas políticas con el Procurador General de la Nación.

El abogado Mauricio Albarracín publicó, en su blog de La Silla Vacía, un texto donde analiza la tesis de grado de Alejandro Ordóñez, con el propósito de entender la filosofía política que hay tras ella. Titulada “Presupuestos fundamentales del Estado católico”, la tesis tiene como propósito declarado denunciar los fundamentos del Estado democrático y libre, por cuanto éste se basa en “el mito de la voluntad popular” y además, según el joven Ordóñez, conduce al “comunismo ateo” y a la degradación de la sociedad principalmente a través de la pornografía, tema que parece obsesionarle a juzgar por el énfasis que tiene. La única salvación de la sociedad es instituir un Estado religioso.

Al leer sentí un deja-vu: las palabras de Ordóñez me recordaron ciertas ideas que ya había leído en otra parte. No en los grandes filósofos católicos como Tomás y Francisco Suárez, cuya colosal altura racional difiere mucho de la manera un tanto furiosa con la que el joven Ordóñez pretende sustentar sus tesis.

No. Las ideas políticas que me vinieron a la mente fueron las de SayyidQutb. Voy a contarles quién fue.

Nacido en una pequeña aldea egipcia en 1906 y autor de 24 libros, Qutb es considerado el fundador del extremismo islámico moderno. Entre quienes se declaran influidos por la lectura de Qutb están Ayman al-Zawahiri (jefe de al Qaeda), el ayatola AliKhamenei (líder supremo de Irán) y el difunto Osama bin Laden.

Los escritos de Qutb son muy fáciles de resumir: la democracia es un sistema político repudiable, por cuanto en vez de basarse en la soberanía de Dios y en la aplicación de su ley, se basa en falsos presupuestos de libertad y soberanía del pueblo. Todo esto conduce a la degradación y por ello en tales sociedades imperan la pornografía y el libertinaje. ¿Qué hacer? Muy simple: instituir un Estado que suprima la libertad y se fundamente sobre la ley de Dios. Esta es la única salvación de las sociedades.

¿Quiere leer algo casi idéntico? Lea la tesis de Ordóñez: verá que todo es igual, salvo que donde uno dice “islámico” el otro dice “católico”.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad