viernes 12 de abril de 2019 - 12:00 AM

Criar hijos en los tiempos que corren...

Escuchar este artículo

Todo aquel que tenga hijos entre los 10 y los 18 años tiene claro que el mundo está cambiando a un ritmo vertiginoso que nos exige por igual, -tanto a quienes somos padres, como a los que no- la máxima concentración posible. Son varios los factores que influyen: Uno, estamos viviendo un momento crucial en la historia de la humanidad. La revolución tecnológica que inició a principios de la década de los noventas en el siglo pasado, sigue transformando los hábitos, costumbres y códigos que rigieron al planeta durante al menos los últimos cincuenta años, y ya se encuentra en su cuarta etapa o nivel de desarrollo: la revolución tecnológica 4.0.

Como si eso no fuera suficiente, los tiempos que corren traen implícita una gran amenaza: la crisis económica de Wall Street, que sacudió al mundo en el 2008, y que aún hoy once años después no ha podido ser superada, ha generado graves problemas sociales, que –incluso- ha puesto en riesgo la estabilidad política de países tradicionalmente sólidos como Alemania o Francia. Es una lógica humana y universal: la falta de liquidez genera una crisis: de repente, a los ciudadanos del común ya no le parecen necesarios los inmigrantes. Es un asunto que va más allá de los prejuicios sociales. Se trata de sobrevivir. De un momento a otro, aquellos trabajos u oficios que no estaban al nivel de los locales se convierten en la única opción posible de trabajo para los nacionales. Es entonces cuando apestan los inmigrantes: tienen nuestros trabajos, gastan nuestros recursos, y ocupan nuestro espacio. Repito: en muchos casos, no se trata de racismo, o exclusión. Se trata de hambre, y sobre todo de miedo.

Para acabar de rematar, y al menos en lo que a nuestro país, y a los países latinoamericanos se refiere, es evidente que a la par con el impacto de la revolución tecnológica y/o la crisis económica que viene azotando al planeta, se ha venido generando una revolución cultural sin precedentes en la región. Me refiero a la ruptura evidenciada a partir del fenómeno o género musical conocido como reggaetón, en el que más allá de la explosión de un ritmo o unos acordes que han resultado ser universales, se expresa una cultura misógina, machista y violenta que refleja la realidad de las sociedades latinoamericanas, y la explosión de la sexualidad en los jóvenes de países como el nuestro que desde tiempos inmemoriales ha sido manejado con mano dura y muy conservadora. Como lo decía al inicio de esta columna: son tiempos difíciles para criar hijos en un mundo que cada vez es más complejo, avanzado y volátil.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad