viernes 03 de mayo de 2019 - 12:00 AM

Lo que va de Betty la fea a Game of Thrones

Game of Thrones ha sido la primera producción en convertirse en un evento de carácter mundial

A estas alturas del campeonato, seguramente usted ya habrá oído hablar, leído o visto algún comentario o noticia sobre Game of Thrones; esa maravillosa serie del canal HBO que se ha convertido en todo un hito de la televisión mundial. Pues bien, su más reciente temporada –la octava- se ha estrenado recientemente y ha vuelto a pulverizar los récords de audiencia obtenidos en temporadas anteriores, marcando una media de 17,5 millones de televidentes solo en Estados Unidos. Todo un récord para una serie que se emite a través de televisión cerrada. Semejante fenómeno cultural ha terminado atrayendo a las grandes marcas de productos de consumo masivo como Adidas, que lanzó unos zapatos especiales alusivos a la historia, o Hasbro que creó un juego de mesa para los serie-adictos, e incluso la tradicional marca de whisky Johnny Walker, que presentó una botella conmemorativa –la White Walker-, para beneplácito de sus copetones seguidores. Los efectos de Game of Thrones han llegado incluso hasta Colombia donde según reporta el diario económico La República, la marca Claro, que tiene en su parrilla de canales a HBO, reporta un incremento en las suscripciones de un 12% durante la emisión de GOT.

Sin embargo y más allá del tremendo suceso generado por la serie a nivel de televisión o marketing, hay que decir que Game of Thrones ha sido la primera producción en convertirse en un evento de carácter mundial. Vamos a ver: si usted tiene más de 40 años recordará cómo durante la década de los noventa, los colombianos nos quedábamos literalmente paralizados con novelas como Betty la Fea o Café. Era increíble comprobar cómo, sin importar la condición económica o social de sus seguidores, el país entero se reunía cada noche a ver las telenovelas de marras y luego al día siguiente pasaba horas conversando sobre el capítulo emitido. Pues bien, ¡bienvenidos al futuro! La historia se repite, solo que ahora, para ver el fenómeno televisivo de moda, debemos guardar la cédula y sacar el pasaporte digital que nos acredita como ciudadanos del mundo para disfrutar a la misma hora que sus fans en el resto del mundo de esta producción épica. La devoción es tal, que apenas termina cada episodio se pueden encontrar la crítica de periódicos como el New York Times.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad