Publicidad

Armando Martínez
Miércoles 14 de febrero de 2024 - 12:00 PM

El asentamiento original

Compartir
Imprimir
Comentarios

Compartir

En el mes de octubre de 1622 llegó el oidor Juan de Villabona a visitar las cuadrillas de indios lavadores de arenas auríferas, dispersas en el río de Oro y en Cachagua, procedentes de los pueblos de Guaca, Bucarica, Xerira y Quebejo. Después de contarlos, les ordenó juntarse y poblarse en el sitio que escogieran, donde tendrían servicio de doctrina, iglesia y bohíos, conforme ordenaba el rey. Puestos de acuerdo, los indios dijeron que querían poblarse en el sitio que llamaban de Bucaramanga, junto a la quebrada del mismo nombre, donde serían fácilmente adoctrinados por Miguel de Trujillo. La pregunta es: ¿dónde estaba ese sitio?

Hay que desocultarlo, porque estaba entre las quebradas del Oro y Bucaramanga. Esos dos cursos de agua fueron canalizados y enterrados. Solo en su último tramo, al occidente del puente de la novena, sale a la luz la quebrada Bucaramanga y desemboca en el río del Oro. ¿Quién recuerda que corre bajo la avenida La Rosita, el parque de Mejoras Públicas y Guarín? No solo fue ocultada, también se le cambió el nombre. A la otra también, pues la llaman del Loro. Todavía en los tiempos de doña Trinidad Parra de Orozco existía la hacienda Bucaramanga, entre esas dos quebradas, conservando la huella del asentamiento original de los indios, cuando se extinguió su pueblo y fueron llevados a Guane. Pero, al morir su hijito Miguel en la costa Atlántica, ella palió su dolor cambiándole el nombre por San Miguel. Y después vino su yerno Hermann Trébert a comenzar la urbanización de la hacienda, cuya segunda etapa corrió a cargo de Robledo Hermanos.

La historia del pueblo de indios terminó de ser ocultada cuando Nicolás de Rojas trazó en 1778, con una cuerda de clineja, las 32 manzanas de la parroquia de San Laureano entre las quebradas Bucaramanga y Seca. En 1810 se llamó villa de San Laureano. Así que fue solo por los casi dos siglos del real de minas y del pueblo de los indios que se conservó la palabra aborigen Bucaramanga, cuyo significado original solo Dios lo sabe. Hay que descubrir lo ocultado.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí y únase a nuestro canal de Whastapp acá.

Publicidad

Publicidad

Tendencias

Publicidad

Publicidad

Noticias del día

Publicidad