jueves 09 de noviembre de 2023 - 12:15 AM

Armando Martínez

El proceso venezolano

Image
Columna de
Armando Martínez

Alguien debió de haber calumniado a Josef K., porque, sin haber hecho nada malo, fue detenido una mañana”. Así comienza la famosa novela de Franz Kafka (1883-1924), El proceso, publicada originalmente en abril de 1925 por la Editorial Schmiede de Berlín. Sus lectores recorrieron, a través de sus páginas, un laberinto literario absurdo que la realidad europea posterior a la Segunda Guerra Mundial mostró en su terrible realidad: la burocracia del nazismo, del estalinismo y de otros totalitarismos.

Pues resulta que Javier Moro —uno de los escritores más valorados por la crítica literaria española— acaba de publicar un equivalente latinoamericano para el caso de la terrible realidad del chavismo venezolano: el proceso seguido al joven político Leopoldo López entre febrero del 2014 y una noche de octubre de 2020, cuando cruzó el río Orinoco en una lancha y encontró la libertad en Puerto Carreño. Las 565 páginas de “Nos quieren muertos”, publicada el pasado mes de septiembre por la Editorial Planeta, se leen con indignación y estremecimiento kafkiano.

Después de seis novelas históricas, entre las que destaco “El imperio eres tú” (Premio Planeta 2011), dedicada al emperador Pedro I de Braganza en la gesta del Brasil moderno, Javier Moro nos sorprende con este documentado relato sobre el proceso de la degradación de la fiscalía y del poder judicial venezolano. La declaración de Rosa Amelia Asuaje, especialista en análisis de los discursos, fue contundente en el proceso seguido al joven acusado: nunca había llamado a la acción violenta.

Como Leopoldo López, Juan Guaidó huyó a Colombia el pasado 24 de abril. Ambos viven hoy fuera de su país nativo, dando testimonio de un extraño caso de canibalismo político, mientras los sátrapas de la burocracia totalitaria siguen agazapados en Fuerte Tiuna. El proceso kafkiano continúa en Venezuela, y ahora le ha tocado el turno a una mujer valiente, María Corina Machado. ¿Cuál será su suerte en este proceso? Nadie puede saberlo, menos ahora que las fauces del régimen se ciernen sobre ella. Pero importa saber que lo que ocurra en Venezuela tiene que ver con nosotros, al menos en los dos últimos siglos.

Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad