jueves 04 de agosto de 2022 - 12:00 AM

http://dbe.rah.es/

Hoy no encabecé esta columna con un título, sino con una dirección electrónica. ¿Por qué? Porque deberían ir a sus buscadores electrónicos y encontrarla. Pero como no hay que tener secretos innecesarios, digamos ya que es la dirección del Diccionario Biográfico Electrónico de personajes hispanos de todos los hemisferios, desde el siglo séptimo antes de Cristo hasta hoy. Se trata de una obra colectiva de la Real Academia de la Historia en la que participaron 4.500 historiadores, hispanos y extranjeros, que escribieron 50.000 biografías.

¿Cuáles son las diferencias con Wikipedia? Primero, que cada biografía va firmada por el especialista que la escribió: nada de aficionados. Segundo, que cada biografía es rigurosa, referenciada y documentada: nada de inventos. Tercero, que está indexada por todos los criterios que puedan imaginarse: todos tienen sus conexiones sociales. Cuarto, que cada personaje se conecta con todos sus personajes contemporáneos. Quinto, que cubre el mundo hispano desde las Filipinas hasta Flandes, con lo cual nuestros paisanos entraron en esta obra, siempre y cuando estuviesen muertos. Sexto, que cubre los dos sexos creados por Dios: ahí encontrarán las mujeres que no pasaron en silencio, para que no se quejen. Séptimo, que sigue creciendo y corrigiéndose: hay cupo para todos los especialistas en algún personaje, siempre y cuando lo sean.

Así que no sigan inventando chismes de personajes hispanos, así se llamen Gonzalo Jiménez de Quesada (no llorar con su biografía), Juan de Villabona Zubiaurre (el verdadero promotor del pueblo de indios de Bucaramanga), Manuela Sáenz (por si no conocían la quiteña que amó al Libertador), Antonia Santos Plata (no se hagan los socorranos) o Juan Eloy Valenzuela (a ver si se enteran los gironeses). Esto me recuerda que los santandereanos somos hispanos de hueso colorado, así se las den de indios cuando hacen política.

Si agregamos a este Diccionario la oferta bibliográfica graciosa de El Libro Total, en la dirección electrónica https://www.ellibrototal.com/, disponible solo porque Dios creó entre nosotros a la familia Navas, debo decir que me alegra haber podido vivirlo en este siglo maravilloso: la palabra aburrimiento debería ser borrada de nuestro vocabulario regional.

armando martínez G.
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Suscríbete

Etiquetas

Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad