domingo 11 de febrero de 2018 - 12:01 AM

El miedo a la excelencia

Vamos por más

Es verdad, ya has leído los contenidos disponibles para ti en este mes pero tranquilo, queremos que sigas disfrutando de la experiencia Vanguardia, por eso te invitamos a suscribirte y acceder a más información.

¡Tenemos una propuesta exclusiva para ti!

Beneficios
  • Acceso ilimitado a www.vanguardia.com y contenido EXCLUSIVO para suscriptores.
  • Versión digital del periódico impreso, acceso a las últimas 30 ediciones.
  • Boletín electrónico con recomendaciones de nuestros editores.
  • Sopa de letras y sudokus interactivos.
  • Videos, fotogalerías e infografías.
  • Mejor experiencia de lectura con menos publicidad.
  • Descuentos en productos y experiencias a través del Club Vital.
Suscríbete por 12 meses y te damos 15
OFERTA ESPECIAL
Precio regular: $179.500 Paga: $118.800
Suscríbete
*No incluye periódico impreso
OFERTA ESPECIAL
Paga 12 meses y te damos 15 Precio regular: $179.500 Por $118.800
Suscríbete
*No incluye periódico impreso

Si tienes acceso a la suscripción digital pero no parece cargar correctamente el contenido, refresca tu acceso aquí.

Gracias por elegir Vanguardia

Continuamos con el firme propósito de mantenerte bien informado de lo que pasa en la región y el país. Por eso, te invitamos a registrarte sin costo y así nos ayudas a ofrecerte una mejor experiencia.

¡Quiero acceder a más contenido gratuito!

Registrarme

Ya estoy registrado:

o ingresa

Ingresar

Olvidé mi contraseña

Límite de dispositivos diarios alcanzado

Has alcanzado el límite de dispositivos diarios desde los cuales acceder a nuestro contenido.

La excelencia muchas veces nos es esquiva. Hacemos calles y puentes y les falta siempre algo para ser perfectos, cuando no, se nos caen sin siquiera estar terminados.

Siempre parecemos quedar de segundas o terceras en todo. No hay evento que podamos arrancar a tiempo. Los mandatarios siempre se quejan de los otros gobernantes, ya sea porque no los dejan hacer o porque en el pasado se llevaron todo.

Las excusas son un arte y un estilo de vida. Pero esto viene de un acuerdo tácito de nuestra sociedad; nos sentimos agradecidos con cualquier tapada de huecos, celebramos una semifinal como si hubiéramos ganado el mundial, hablamos de la hora colombiana sonriendo, sabiendo que llegar 30 minutos tarde está bien, y es claro que en la “dinámica” de la política todo vale y todo se olvida.

Es como si nos hubieran enseñado que a la excelencia hay que temerle. Como si estuviéramos convencidos de que no podemos ser los mejores en algo y nos conformáramos con el esfuerzo y no con el resultado. Me preocupa que esta constante se ve flagrantemente en los colegios como en las universidades de nuestro país. Le damos más valor a las intenciones que a lo que realmente se produce con un trabajo, le tememos a los indicadores duros y puros y buscamos enredar con explicaciones cualitativas en donde todo es relativo. “Confunde y vencerás” parece reemplazar la leyenda de “Libertad y Orden” que dice nuestro escudo nacional.

Pero me rehúso desde mi condición de educador a que esto continúe así. Espero de mis estudiantes no solo su mejor esfuerzo sino que vayan incluso más allá. Me hago cerca y asocio con las personas que no están pensando en la hora de salida desde que llegan sino están comprometidos con su misión. Soy esquivo a aceptar que las situaciones no tienen solución y que es mejor dejar así.

Es cuestión de actitud. Dejemos de quejarnos que eso no sirve para nada. Actuemos, demos ejemplo, cambiemos lo que no nos gusta.

La excelencia muchas veces nos es esquiva. Hacemos calles y puentes y les falta siempre algo para ser perfectos, cuando no, se nos caen sin siquiera estar terminados.Siempre parecemos quedar de segundas o terceras en todo. No hay evento que podamos arrancar a tiempo. Los mandatarios siempre se quejan de los otros gobernantes, ya sea porque no los dejan hacer o porque en el pasado...

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí y únase a nuestro canal de Whastapp acá.
Publicado por
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Lea también
Publicidad
Publicidad
Noticias del día
Publicidad
Tendencias
Publicidad
Publicidad