jueves 14 de noviembre de 2019 - 12:00 AM

La metástasis de los órganos de control

depositamos la fe en que la elección del personero municipal tenga como norte la transparencia con imparcialidad y no para continuar con la metástasis que corroe a los órganos de control
Escuchar este artículo

El cáncer de la corrupción política se agrava cuando se extiende a los órganos de control, ya que, se encuentran politizados por los intereses de quienes detentan el poder en las corporaciones públicas, instrumentalizando el derecho para alcanzar sus pretensiones e intereses, de ahí que cercanos a una elección del personero municipal, siempre se genera los conflictos jurídicos entre el concejo saliente y entrante, a través de acciones ante los estrados judiciales, el juez se pronuncia con lógica jurídica, acorde a las evidencias que afectan al debido proceso o vicios procedimentales en la omisión de ciertos pasos dispuestos por la ley, en donde su efecto es la ineficacia de los actos administrativos emitidos por el concejo municipal actual, por vulnerar los principios de oportunidad, igualdad, moralidad, imparcialidad y publicidad en el proceso de elección del personero municipal.

Por ejemplo, la suspensión provisional del concurso para proveer el cargo de Personero de Bucaramanga, se dio porque el aviso tiene errores en el periodo a proveer y no hay evidencia de publicación en un medio de alta divulgación, ello sería contrario a los postulados de la democracia participativa al no garantizarse el acceso de los ciudadanos a concursos públicos de méritos con transparencia. El procedimiento de la convocatoria tuvo como agravante el limitar la inscripción a presentarse personalmente en la oficina de la Secretaría General del Concejo y no respetar los términos legales, dejando por fuera a muchos ciudadanos en el concurso. Por otro lado, se necesita una institución de educación superior con la idoneidad para apoyar el proceso de selección, sin cuestionamientos de influencias políticas o conflictos de interés y con la experticia en convocatoria pública.

A pesar de lo anterior, depositamos la fe en que la elección del personero municipal tenga como norte la transparencia con imparcialidad y no para continuar con la metástasis que corroe a los órganos de control, donde quienes detentan el poder en las corporaciones públicas no sean presionados por el interés del ejecutivo o se vean tentados por el interés de su colectividad, por encima del interés de todos los ciudadanos, incluso sin ética.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad