jueves 21 de noviembre de 2019 - 12:00 AM

Las unidades de apoyo del Concejo

Escuchar este artículo

Según el artículo 78 de la Ley 617 del 2000, los Concejos y Asambleas podrán tener unidades de apoyo normativo, es decir, personas contratadas para asesorarlos en distintas áreas. En el caso de Bucaramanga, cada concejal tiene derecho a disponer de unidades de apoyo por un valor de $8’000.000 mensuales. La resolución 002 de 2019 del Concejo establece que hay tres tipos de unidades de apoyo: la I cuyo requisito es ser bachiller, técnico o tecnólogo; la II título profesional y la III título de posgrado.

De los 169 contratos del 2019, un 27% tiene básica secundaria, 10% técnica o tecnológica, 18% profesional y 21% posgrado. El restante 23% no registra información sobre su experiencia y nivel educativo en el Sistema Público de Empleo –SIGEP- incumpliéndose la normatividad que establece este reporte como requisito previo a la celebración del contrato.

También se encuentran diferencias muy significativas en los montos a pagar a personas con el mismo perfil y similares funciones o situaciones en donde los montos son muy similares, pero el nivel educativo es ampliamente diferente.

Por ejemplo las personas contratadas en los procesos con códigos UA_020_2019 y UA_169_2019, son bachilleres contratados como unidad de apoyo I por tres meses para dos concejales distintos, el primer contrato se realiza por $7’500.000 y el segundo $3’700.000 así, el primer contratista gana casi el doble del segundo, teniendo el mismo perfil educativo y desarrollando las mismas funciones que están reglamentadas en la resolución.

En el contrato UA_081_2019 una persona con maestría es contratada por cinco meses por un valor de $5’000.000. Esta persona gana $1’000.000 mensual, cifra inferior al pago de los dos bachilleres. De los 37 contratos a personas con posgrado, solo el 32% fue contratada como unidad de apoyo III. Si bien este tipo de situaciones son legales, no son justas; se requiere mejorar la reglamentación de las unidades de apoyo y ponerlas a trabajar de verdad, porque la baja calidad de la actividad normativa que arroja el seguimiento de Concejo Cómo Vamos no se compadece con los $1.824.000.000 que se invierten anualmente en este ítem. Estaremos atentos.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad