viernes 03 de julio de 2020 - 12:00 AM

¿Cómo volveremos a abrir?

Sabemos que los cocineros y restauradores estamos hechos de otro material, que somos soldados, que somos fuertes y que sabemos que, si duramos de pie en un servicio 18 horas, tenemos que ser capaces de superar esto y muchas cosas más.
Escuchar este artículo

Para mí Harry Sasson ha sido el cocinero más integral que ha dado este país. No solo por sus capacidades como cocinero y como empresario sino como persona. Tengo el honor y privilegio de ser su amigo, no solo hemos cocinado juntos, sino que he tenido la oportunidad de aprenderle muchísimo. Y ni se diga, su queridísima esposa Cristina Botero Orozco es de otro mundo.

Hay cosas que duelen, y duelen mucho... porque ver cómo la gente buena, justa, que se ha caracterizado en cuidar a sus empleados, que ha hecho empresa desde cero, que construye país todos los días tenga que cerrar la mayoría de sus restaurantes es algo que no podemos dejar pasar desapercibido.

¡Así como Harry hay en cantidades! Personas que estaban en su mejor momento, que dormían tranquilos, que por fin estaban gozando de su éxito, de repente, esta pandemia empieza a arrasar con todos su sueños.

A los que conocen a Harry de cerca saben qué clase de ser humano es: amigo de sus amigos, sincero, disciplinado, extremadamente generoso y siempre deseando lo mejor para todos, además “mamagallista y montador”
... Ese es Harry Sassón.

Esta crisis nos tiene a todos sufriendo. A unos más que a otros. Y ver cómo se acaban sueños de colegas y de gente trabajadora y honesta diariamente es algo muy difícil de digerir. No podemos olvidar a los pequeños, a los medianos y -por qué no- a los grandes, independientemente de cualquier tamaño, muchas familias trabajadoras que dependen de ellos están pasando por momentos extremadamente complicados.

Y ¿qué va a pasar? ¿Sabemos cuándo y cómo vamos a abrir? ¿Vienen rebrotes? ¿La vacuna se acerca? ¿Vienen nuevos virus? Por primera vez en la historia de la humanidad no sabemos nada, ¡absolutamente nada!

Solo espero que mis amigos y colegas estén bien, que todos aguanten, porque, haciendo a un lado este futuro incierto, sabemos que los cocineros y restauradores estamos hechos de otro material, que somos soldados, que somos fuertes y que sabemos que, si duramos de pie en un servicio 18 horas, tenemos que ser capaces de superar esto y muchas cosas más.

Carlos Andrés Ibáñez
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por

Etiquetas

Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad