sábado 12 de noviembre de 2022 - 12:00 AM

A fuego lento

Image
Columna de
Carlos Chaverra

“Que no les pase lo de la rana a fuego lento” nos decía el profe. “Si pones una olla con agua caliente y lanzas una rana a la olla esta inmediatamente saltara porque percibe el calor. En cambio, si pones a rana en la misma olla y poco a poco vas subiendo la temperatura esta no se percatará y finalmente morirá.” Con ello nos advertía sobre los peligros de la indiferencia, la apatía o la incapacidad de tomar acción sobre peligros que se ciernen sobre nosotros, pero por alguna u otra razón los dejamos pasar y ya cuando reaccionamos es muy tarde para evitar sus repercusiones.

Distintas fuentes afirman que “lo más probable es que las emisiones globales de combustibles fósiles alcancen niveles récord en 2022 y aún no muestren signos de disminuir, afirman los investigadores, una tendencia que aleja a los países de su objetivo de detener el calentamiento global”. “Esta semana en Egipto, los delegados volvieron a reunirse para la COP27, en medio de una serie de afirmaciones de que el objetivo, que ha energizado y movilizado a una generación global de activistas y proporciona el estándar convencional para juzgar el progreso en las emisiones, ahora estaba muerto. Digan adiós a 1.5 ° C”, entonó The Economist en una portada este mes, en una edición que llamó a la adaptación climática “el desafío de nuestra era”. António Guterres dijo a los líderes mundiales en la apertura de la cumbre climática “Estamos en la lucha de nuestras vidas y estamos perdiendo ... Y nuestro planeta se está acercando rápidamente a puntos de inflexión que harán irreversible el caos climático. “Estamos en una carretera hacia el infierno climático con el pie en el acelerador.”

¿Es la problemática del cambio climático un típico caso de muerte a fuego lento? ¿Nos estará pasando lo del ejemplo de la rana de nuestro querido profesor? ¿Por qué a pesar de las alarmas encendidas en todo lugar, lluvias, descongelamiento de los polos, temperaturas récord, los países no tomamos decisiones proporcionales al problema? Lo que no debemos dejar es que la política radical nos secuestre este tema. Si somos parte activa en la solución quizás lograremos echarle agua fría al fuego lento que no nos deja ver.

cchaverra@unab.edu.co

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad