sábado 04 de abril de 2020 - 12:00 AM

A propósito de la visión

la visión es algo a lo que no debemos renunciar, más bien, debemos entender que las circunstancias cambiantes a lo que nos obligan es a pensar nuevas estrategias.
Escuchar este artículo
Image
Columna de
Carlos Chaverra

Si no tenemos visión no podremos prepararnos para el futuro, “la mejor forma de predecir el futuro es inventarlo y construir una visión es el primer paso para ello.” Releo la frase y reviso el título del libro, “El Líder Impulsado por la Visión”, (The Vision- Driven Leader, Michael Hyatt, 2020). Me dice también que si no tengo una visión de futuro desaprovecharé las oportunidades del presente ya que la visión “nos hace atentos a las posibilidades que contribuyen a ese futuro que nos imaginamos”. Aquí me va entrando una mezcla de esperanza y angustia. Esperanza porque encuentro que estos serían conceptos importantes para mis alumnos. Pensándolo bien, me digo, qué clase de estrategia gerencial no debe enseñar sobre la importancia de la visión, aquel punto en el horizonte a donde aspiramos llegar y que al líder corresponde crearle uno o varios caminos de llegada. Pero igual mi corazón se angustia de pensar en todas las historias de visiones cortadas por este enemigo imprevisible que ha bloqueado los caminos con obstáculos que nos parecen infranqueables. Me asusta pensar que al estar enseñando sobre la visión se quiebre mi voz y mi cordura al recordar los relatos de mis seres queridos y amigos descorazonados por el impacto de la pandemia en sus vidas.

“Tanto en la vida como en los negocios es muy probable que llegues al destino que deseas si eres intencional al dar los pasos con un objetivo en el horizonte”, dice el autor e incluye en su relato muchos de sus fracasos de negocios y vicisitudes que lo llevaron precisamente a concluir que la visión es algo a lo que no debemos renunciar, más bien, debemos entender que las circunstancias cambiantes a lo que nos obligan es a pensar nuevas estrategias. Y aquí me animo pensando que les puedo decir a mis estudiantes que se mantengan firmes en su visión, que tenemos la facultad de decidir ser transformadores y no quedarnos en el papel de jueces o víctimas. Que observen con detalle y podremos aprender de muchos héroes que hoy deciden estar firmes proponiendo nuevos caminos. Que hoy se nos presenta la oportunidad de tender la mano, proponer soluciones y que llegaremos a nuestro destino con el carácter fortalecido que producen las dificultades.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad