sábado 13 de noviembre de 2021 - 12:00 AM

Autoconciencia

Algunas recomendaciones de Eurich: asumir una humildad activa, buscar feedback y asumir verdades duras de uno mismo con ánimo de cambio.
Escuchar este artículo
Image
Columna de
Carlos Chaverra

Uno puede tener 10 años de experiencia o repetir el mismo año 10 veces” me decía un buen amigo. Me animaba a ser más reflexivo y a bajarle a la intensidad que se vuelve en contra cuando no viene acompañada de una sana autoevaluación. “Escuche para oír y no para contestar”, me decía, “detrás de las ideas de los demás hay perlas maravillosas”. El paso del tiempo me fue enseñando la sabiduría de sus palabras y a “mochas y a trancas” fui aprendiendo que yo no era el centro del universo y que debía sazonar mis motivaciones con una buena dosis de humildad que requiere el madurar en aquello de conocerse a sí mismo.

“La autoconciencia es el primer paso del cambio “nos dice la psicóloga organizacional Tasho Eurich conferencista invitada al reciente foro del World Business Forum (WOBI) celebrado en Bogotá. “La investigación muestra que la conciencia de uno mismo —saber quiénes somos y cómo nos ven los demás— es el fundamento para un alto rendimiento, unas decisiones inteligentes, y unas relaciones personales duraderas. Solo existe un problema: la mayoría de las personas no se ven a sí mismas con tanta claridad como podrían hacerlo”.

Eurich presentó una conclusión sorprendente: el 95% de las personas piensan que son autoconscientes cuando en realidad solo el 10% en realidad lo son. “Tras muchos años investigando este tema, me atrevería a afirmar que la autoconciencia es la meta habilidad de siglo veintiuno. Las cualidades más esenciales para el éxito en el mundo que nos rodea, como la inteligencia emocional, la empatía, la influencia, la persuasión, la comunicación y la colaboración surgen todas de la autoconciencia. A la mayoría de las personas les resulta más fácil elegir el autoengaño, antítesis de la autoconciencia”.

Me sentí un poco regañado y afectado con los comentarios de Eurich, pero al final pensé que mi actitud era un reflejo de que aún tengo mucho por caminar en esto de conocerme a mí mismo. Así que empiezo por aceptar algunas recomendaciones de Eurich: asumir una humildad activa, buscar feedback y asumir verdades duras de uno mismo con ánimo de cambio. Con ello podremos acortar la brecha entre el modo en que nos vemos a nosotros mismos y la forma en que somos en la realidad.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad