sábado 15 de junio de 2019 - 12:00 AM

Buenos hábitos

Mejorar en un 1% no es particular-mente nota-ble, pero puede ser más que signi-ficativo espe-cialmente en el largo plazo.
Image
Columna de
Carlos Chaverra

La agregación de ganancias marginales” era la visión que traía David Brailsford como nuevo director técnico de la Federación Británica de Ciclismo. Aspiraba romper la mala racha del ciclismo inglés que desde 1908 no ganaba una medalla olímpica. Ni qué decir del Tour de Francia que en su larga historia nunca un ciclista británico había sido ganador. “El concepto de ganancias marginales traía la idea de separar en sus más mínimos componentes toda la actividad que se relacionara con montar en bicicleta y mejorarla en un 1%”, nos narra James Clear en su libro ‘Atomic Habits: An easy proven way to build good habits & break bad ones’, Penguin 2018”.

De tal forma empezaron con pequeños detalles, como rediseñar el sillín para hacerlo más cómodo, ensayaron distintas cremas de masaje buscando la que más rápidamente recuperara los músculos. Mejoraron la indumentaria buscando reducir segundos y hasta contrataron un médico para que les enseñara la mejor forma de lavarse las manos y reducir así la posibilidad de sufrir una gripa. Este cúmulo de pequeñas mejoras logró que cinco años después, en los Juegos Olímpicos del 2008 celebrados en Pekín, el equipo de ciclismo británico obtuviera el impresionante récord de ganar el 60% de las medallas de oro que estaban en juego. Cuatro años después, en los Juegos Olímpicos de Londres, los británicos lograron nueve récords olímpicos y siete récords mundiales. Finalmente entre Bradley Wiggins y Chris Froome los británicos lograron refrendar su estrategia al ganar cinco de seis Tours de Francia. Muchas veces nos convencemos que el éxito masivo requiere una acción masiva y nos imponemos la necesidad de grandes mejoras para obtener nuestras metas. Mejorar en un 1% no es particularmente notable, pero puede ser más que significativo especialmente en el largo plazo. “La matemática es sencilla, si mejoramos 1% cada día por un año terminará 37 veces mejor al culminar nuestro esfuerzo” nos dice Clear. ¿Cómo podríamos identificar esas áreas de nuestra vida donde podamos generar buenos hábitos que signifiquen mejoras del 1%? ¿Cómo evitamos la tentación de imponernos metas grandilocuentes que prontamente agonizarán por falta de un esfuerzo continuado? ¿Imaginemos que pudiéramos aplicar el buen habito del 1% a la paciencia, humildad y al amor al prójimo? Buen reto.

Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad