sábado 08 de noviembre de 2008 - 10:00 AM

Caen los muros

Para declararse ganador de las elecciones presidenciales se debían acreditar 270 votos electorales. Ya hacia las ocho de la noche el candidato republicano perdía los estados de Pennsylvania y Ohio, considerados necesarios para el triunfo. Luego vino Nuevo México, estado que había votado republicano en las elecciones de Bush y pasaba de manera sorprendente al renglón de Obama.

Al cierre de urnas en California (bastión demócrata) las cadenas de televisión ya podrían anunciar el nombre del nuevo presidente de los americanos: Barak Obama, quien procedió a barrer a su contrincante con más de 300 votos electorales.

El primer presidente afroamericano es para muchos en el país del norte uno de los hitos relevantes que se necesitaban para contribuir a la caída definitiva de uno de los muros que se interponen en el progreso de los pueblos: la segregación racial. La sociedad americana ha recorrido un largo camino en su historia, donde poco a poco ha ido moviendo los cimientos de este muro de ignominia: desde guerras civiles, cuando Lincoln dio el primer remezón a este flagelo, hasta los movimientos civiles de los 60, cuando se restituyeron derechos tan simples como que blancos y negros pudieran estar juntos en un mismo lugar público.

Los jóvenes de hoy difícilmente podrían creer que la primera estudiante de color tuvo que hacer su entrada a su centro de educación acompañada de la fuerza pública, dentro de una columna de personas que la insultaban y ofendían su raza. Defensores de los derechos civiles como Martin Luther King pagaron con sus vidas su defensa a la igualdad de los derechos civiles de los ciudadanos, independientemente del color de piel.
Dirán algunos que hay camino por recorrer en el derrumbamiento de éste y otros tantos muros que destruyen el progreso y la equidad, pero se avanza cuando las sociedades apuestan por soluciones que no denigran de nuestra condición humana.

En Colombia, si empezamos por ponernos de acuerdo en por lo menos no dejarnos separar por el muro de la intolerancia, podremos empezar a creer de nuevo como seguramente muchos americanos víctimas de la segregación ven hoy, con la elección de Obama, una nueva oportunidad de contribuir a una sociedad más justa. ¿Podremos los colombianos tumbar nuestros muros? Si no los vamos removiendo iremos dejando cada vez una carga más pesada a las nuevas generaciones. No creo que se lo merezcan.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad