sábado 26 de octubre de 2019 - 12:00 AM

Chief Whip

La ideología cohesionada alrededor de la plataforma de partido es mas hoy una colcha de retazos en donde prima el individuo y la coyuntura
Escuchar este artículo
Image
Columna de
Carlos Chaverra

El “whip” (látigo) es un oficial de un partido político cuya labor es asegurar que se mantenga la disciplina de partido en la legislatura. Esto usualmente quiere decir asegurar que los miembros de un partido voten de acuerdo con la plataforma del mismo en vez de una ideología individual o el interés particular de uno de sus partidarios. El “jefe látigo” (Chief Whip) se asegura que sus compañeros de partido asistan a las sesiones y voten de acuerdo con su política oficial. Muchos países especialmente del sistema parlamentario como Gran Bretaña e India tienen este particular cargo, cuyo curioso nombre proviene de la terminología de la cacería en donde en los grupos de caza había un personaje encargado de que los perros no se distrajeran de la presa y se mantuvieran en el grupo.

Aunque eso de “dar látigo” suena extremo, tiene un sentido más amplio que es la de mantener la disciplina. Se supone que los elegidos llegaron al poder sobre la base de unas ideas que representan una posición del respectivo grupo. Se supone, además, que estas posiciones reflejadas en la plataforma de partido constituyeron la propuesta de campaña con las cuales obtuvieron su voto. La figura de chief whip en este contexto debería ir mas allá de la actividad de la legislatura y podría asignarse a cualquier cargo de voto popular.

Por estos días encontramos publicidad que no se refiere a un candidato en particular sino a que el partido (conservador, liberal, etc.) invita a votar por sus candidatos. Ojalá dicha invitación sea un feliz retorno a fortalecer las posiciones de partido en las democracias. Aunque se ha caminado en la legislación electoral en esto de los avales de partido, creo que lo que representa ser conservador o liberal dista mucho de lo que era para las generaciones anteriores. La ideología cohesionada alrededor de la plataforma de partido es mas hoy una colcha de retazos en donde prima el individuo y la coyuntura más que una ordenada visión de futuro. El próximo domingo tendremos el privilegio de ejercer el voto. Animémonos a escudriñar al candidato más allá de su carisma o cantos de sirena. Busquemos a aquel que logre cohesionarnos alrededor de un propósito superior; del que podamos convertirnos en su “chief whip”.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad