sábado 06 de febrero de 2010 - 10:00 AM

De esta agua….

Arrogancia que nace del éxito, indisciplina en la búsqueda de mayor éxito, negación del riesgo y el peligro, agarrarse desesperadamente de la salvación, capitulación hacia la irrelevancia o muerte. Son éstas las cinco etapas que enfrentan las compañías que fueron exitosas hacia su declive y en algunos casos, desaparición del panorama empresarial.

El autor Jim Collins comenta en su libro 'Cómo caen los poderosos' (How the Mighty Fall), que toda institución es vulnerable a su declinación. No hay ninguna ley de la naturaleza que diga que el más poderoso tenga por definición que mantenerse en la cúspide, afirma Collins. De esta agua no beberé… dirían los administradores de las compañías que alguna vez estuvieron en la cumbre del éxito, pensando que esta era su condición natural y cayendo en la tentación de creerse dueños del mercado y su destino. Hace  pocos años, Toyota alcanzó su ansiada meta: la de convertirse en el primer productor de autos en el mundo sobrepasando la hegemonía que por muchos años tuvo la General Motors. En la reciente crisis del sector automotriz, la marca japonesa se distinguía por haber resistido de mejor manera los embates de la recesión. Los consumidores y competidores reconocían en la marca algo realmente diferenciador: la calidad del producto. 'The Toyota Way' fue la frase que se acuñó para describir el proceso productivo y de control de calidad que todos en el sector querían emular y que constituyó tema de escuelas de negocios y textos académicos para describir la excelencia. A esto hay que agregar otro acierto de mercado: el de ser uno de los primeros en ofrecer al comprador un carro hibrido-el Prius- lo cual daba fe de su carácter visionario.

Toyota se encuentra hoy en el ojo del huracán. Tuvo que recoger del mercado cerca de nueve millones de autos por el peligro potencial que representa una falla en el acelerador. Se enfrenta también a amenazas de investigación de los reguladores americanos e incluso su amado Prius se encuentra hoy en entredicho. Por supuesto, el precio de la acción y sus ventas han caído de manera acelerada. Toyota ha tenido que beber del agua… justo en donde era más fuerte; su calidad. ¿Declinación definitiva? No necesariamente, ya están dando el primer paso, reconocer con humildad el error y afirmarse en sus principios y valores: éstos son los cimientos.

 

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad