sábado 22 de noviembre de 2008 - 10:00 AM

Desafío Sputnik

'El diccionario define innovación como la creatividad aplicada a un propósito para generar valor. Yo tiendo siempre a pensar en la innovación como una expresión de la sociedad, por lo que opto por definirla como la capacidad permanente de alcanzar un futuro deseado. Es, en otras palabras, el camino que se recorre para materializar una visión de futuro, forjada por nuestros líderes, nuestros valores y nuestras propias capacidades para entender en el presente qué es lo que queremos hacer y saber cómo llevarlo a cabo.

La innovación, vale aclarar, no se reduce únicamente a productos nuevos; también alude a nuevos modelos empresariales, a nuevas formas de hacer las cosas, a nuevas manera de atender al cliente y a nuevas formas de visualizar el futuro.'

Con estas palabras el ex profesor de la escuela de negocios de Harvard y MIT, John Kao, describe en el libro Innovation Nation, la definición de innovación y como su país, Estados Unidos, ha perdido la preponderancia mundial en este campo. Estas mismas frases las pronunció Kao también en Colombia, en el foro de Expogestión, donde expresaba además que la globalización obliga a que todos los países piensen en la innovación como fuerza motora de su crecimiento.

Estados Unidos lograron establecer una gran estrategia nacional de innovación alrededor del desafío Sputnik. En 1957, en plena Guerra Fría, los soviéticos lanzaron el Sputnik al espacio, lo cual significaba no sólo una muestra del desarrollo ruso en materia espacial sino un símbolo del poder del sistema comunista sobre el capitalismo.

Este evento sirvió para impulsar la visión de Kennedy de poner un hombre en la luna en un plazo de 12 años, logró finalmente alcanzado con el Apollo 11. Esta visión iniciada en el ámbito de la ciencia y la investigación permeó toda la sociedad estadounidense afectando variables económicas y sociales. Ante la recesión actual se habla de que el próximo desafío Sputnik girará alrededor del tema del desarrollo de nuevas fuentes de energía.

Si sólo pudiéramos reaccionar ante los desafíos de la violencia, corrupción y la reciente ola de pirámides y DMG con nuestra propia versión Sputnik y ponernos los colombianos una visión conducente al logro de la justicia social, estabilidad jurídica y desarrollo sostenible. ¿Imposible? En 1957 llegar a la Luna se consideraba algo inalcanzable. Tenemos las capacidades, quizás debemos empezar nuestros esfuerzos afianzando nuestros valores.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad